sábado, 24 de julio de 2010

Canario entre gorriones

Más de 3.000 personas ovacionaron en Canelones a Diego Lugano.

Acompañado de Fernando Muslera, Ignacio González, Jorge Fucile y Sebastián Eguren, el capitán celeste recibió afecto, regalos y sobre todo el mensaje de bienvenida como él pidió: de parte de los niños. Miles de escolares que lo esperaron pacientemente en el gimnasio municipal de la capital canaria corearon su nombre y lo agasajaron. Entre el público estaba su familia más cercana, incluso su madre, Daiana Morena, acompañada de los niños del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, donde trabaja.

"¡Soooy celesteeee!" fue, quizá, el canto que más se oyó cuando la siesta de la capital canaria fue interrumpida por un mar de gente que se estableció también en los alrededores del gimnasio municipal. "¡Tota te queremos!", "¡Soy canario!", fueron algunas de las consignas que gritaba el público, en su mayoría, jóvenes que querían ver al ídolo de cerca.


No sólo Lugano fue protagonista de la fiesta: sus compañeros no pararon de sacarse fotos, firmar autógrafos y hablar con cada uno que se les acercaba escapando por un instante, del dispositivo de seguridad.

"Es el premio al camino", "seguir adelante", "jugar sí pero también estudiar" fueron algunos de los mensajes que dejaron los jugadores que fueron ovacionados. Todos hablaron, en medio de permanentes gritos y muestras de alegría, pese a los esfuerzos del periodista Julio César Sanchez Padilla que pedía, por el micrófono, que hicieran silencio. "Tota" como le llaman, recibió regalos de todo tipo: banderas, placas, discursos, y hasta pudo ver videos con su propia imagen de chico. También fue entrevistado por una preescolar que quiso saber qué hacía de niño. "Qué no hacía", respondió con picardía.

En las afueras del gimnasio, cientos de personas se agolparon detrás de una valla porque, tal cual estaba previsto, los homenajeados salieron a saludar. Lugano fue más allá y se acercó al público rodeado de policías y seguridad. No faltaron las lágrimas, el álbum del mundial que más de uno quiso que se le firmara y las "Ceibalitas" grabando todo.

"La idea de Diego de encontrarse con niños de Canelones, se vio materializada hoy", dijo el intendente Marcos Carámbula a Ovación y destacó los mensajes y "los valores que esta selección nos ha trasladado".

Carámbula entregó al capitán la nueva bandera de Canelones con la que Lugano no dudó en envolverse hasta que terminó el acto. De mano de la alcaldesa Mabel Curbelo, el capitán celeste también recibió un reconocimiento.

Fundación: la primera en casa

En diálogo con Ovación, Lugano se mostró feliz porque el primer convenio con intendencias que firmó la "Fundación Celeste" fue, precisamente, en Canelones, previo al recibimiento.

"No hace una semana que se formó la Fundación" comentó entre asombrado y sonriente. Es un proyecto "que marca, en cierta forma, el camino que queríamos recorrer, es una alegría verdadera", dijo. El capitán de la selección apuntó que fue casual que Canelones haya sido la primera comuna con la que cristalizó el acuerdo. "Esto no es de Lugano ni de Canelones, es de todos y acá encontramos un proyecto muy similar al que queremos nosotros", dijo.

El intendente Marcos Carámbula informó que con su presencia y su aval, sus valores, los jugadores se ocuparán, a través de este convenio, de fomentar el deporte.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪