miércoles, 14 de julio de 2010

El inolvidable día que vivieron los seleccionados uruguayos

Con gritos eufóricos, kilómetros de caravana y ondeando miles de banderas, Uruguay dio un recibimiento de campeón a la selección de fútbol que terminó cuarta en el Mundial, tras haber disputado varios de los partidos más emocionantes del torneo.

El ‘Loco’ Abreu se hizo cargo del micrófono en el escenario que acondicionaron para homenajear y con chistes que arrancaron las carcajadas de los aficionados presentó a varios de sus compañeros, algunos de los cuales hablaron ante la multitud.

Espero que el día que me postule a presidente tenga toda esta gente para que me vote”, bromeó Abreu.

Uno de los jugadores especialmente ovacionados fue Luis Suárez, un delantero cuestionado por detener el balón con la mano para evitar un gol de Ghana en el último minuto del tiempo extra de cuartos de final.

Otro que cosechó fervorosos aplausos fue el atacante Diego Forlán, quien agradeció a sus compañeros por haberle ayudado a conquistar el premio al mejor jugador de la Copa.

Los jugadores levantaron en andas a Forlán, mientras que Abreu, habitual reemplazo en la delantera de la selección, se adjudicó el título de “mejor suplente del mundo”.

Los jugadores, algunos visiblemente emocionados o lejos de su habitual seriedad como el capitán Lugano, terminaron a los saltos y abrazados bajo una lluvia de papel picado cantando el tradicional “Soy celeste, celeste soy yo” con que la hinchada alienta al equipo.

Elcomercio.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪