jueves, 1 de julio de 2010

El Maestro uruguayo

No caben dudas de que Oscar Tabárez ya es merecedor de un capítulo propio en la historia del fútbol uruguayo. Una buena parte de su contenido, sin embargo, todavía está por escribirse, y mucho tendrá que ver lo que suceda en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010…

Las razones están a la vista: en su primer ciclo al frente de la selección, el Maestro llevó a la Celeste a los octavos de final de Italia 1990, donde la anfitriona pudo torcerle el brazo. Hoy, en su segunda oportunidad al frente del equipo, ha conducido a la Celeste hasta los cuartos de final un Mundial tras 40 años de ausencia. En caso de ganar, meterá a Uruguay en las semifinales por primera vez desde México 1970, donde cayó en dicha instancia con Brasil para terminar luego en el cuarto puesto.

Claro que sería maravilloso seguir avanzando en el torneo”, dice Tabárez a FIFA. “Incluso si uno no quiere pensar al respecto, lo hace igual. En mi caso, sin embargo, trato de no perder el foco, y es el mismo consejo que les doy a mis jugadores. Porque al final, todo depende de lo que uno haga en el campo de juego. Y uno debe sí o sí ir un partido a la vez”, aclara con tono cordial el entrenador de 63 años.

Tabárez no escapa a la locura que ha despertado la actuación de sus dirigidos en Uruguay, y analiza ese fenómeno. “En mi país hay gente que todavía que cree que sólo los títulos se pueden celebrar, y eso, en un fútbol tan competitivo como el de hoy, es perverso. Entonces, me parece bien los hinchas salgan a la calle y festejen lo que hemos logrado hasta ahora. Pero nosotros debemos mantenernos el margen”, explica.

El entrenador tampoco esquiva el tema de las comparaciones con los dos que salieron campeones mundiales. “El asunto es que, por historia, siempre se espera mucho de Uruguay, y después de no cumplir con las expectativas en torneos previos, una actuación como esta toma otra relevancia. Uno preferiría no compararse con los equipos del 30 y del 50, pero de ganarle a Ghana, seguiríamos con posibilidades de igualarlos. Entonces, entiendo por qué el partido es tomado allá como el más importante en décadas. Pero no creo que eso sea una presión extra”, afirma.

Un rival de cuidado
A la hora de analizar a Ghana, Tabárez usa el encuentro ante Sudáfrica como punto de partida. “Todos los países africanos tienen algo en común: sus futbolistas son rápidos y potentes. En este caso, creo que Ghana tiene mejores jugadores y más fuerza física que Sudáfrica, pero menos velocidad, por lo que haremos los ajustes necesarios”, analiza. “Después está el tema de la motivación: no sólo aspiran a llegar a donde ningún seleccionado ghanés llegó antes, sino que tienen todo el continente detrás. Seguramente nos encontraremos con varias dificultades”, agrega.

Uno de los aspectos que llamó la atención de Uruguay en los últimos partidos fue que tuvo el balón menos tiempo que su rival. “No me preocupa porque, si toma otro ítem de las estadísticas, verá que hemos rematado más veces al arco que el contrario. No lo niego, me gustaría tener más tiempo la pelota porque eso quiere decir que es uno el que domina y no debe depender tanto de la defensa. Pero lo más importante es cubrir bien las zonas más peligrosas”, reconoce Tabárez.

El tiempo de las palabras se va acabando. De la gloria al caldazo hay un paso, pero el Maestro ya lo sabe. “Es obvio que Uruguay saldrá a ganar el partido, porque una derrota con Ghana significa el adiós al Mundial. Vivimos esa situación ante Corea y el equipo respondió. Pero nadie sabe que nos traerá el partido en sí. La posibilidad de hacer más historia está ahí, y daremos todo por tomarla”.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪