jueves, 15 de julio de 2010

Hijos pródigos

Uruguay concretó un Mundial brillante y llenó de alegría a su pueblo que se encargó de retribuir el esfuerzo desde que el plantel se bajó del avión.

Sin embargo, la celebración y el agradecimiento no terminó con la fiesta del martes en las escalinatas del Palacio Legislativo. A medida que los jugadores fueron llegando a sus pueblos natales, la gente se encargó de mostrarles el orgullo que les genera el poder sentirlos como propios.

Diego Godín tuvo un recibimiento notable en Rosario, incluyendo una banda juvenil y una cuerda de tambores que tocaron para él, además de la numerosa multitud que se juntó para darle la bienvenida al defensor.

En Salto hubo una congregación para recibir a Edinson Cavani, que nada tuvo que envidiarle a la que se junto en el Palacio para aplaudir al plantel entero. Una imponente caravana le hizo sentir la cálida bienvenida al hombre de Palermo.

Otro que tuvo recibimiento particular pero por motivos distintos fue Álvaro Fernández. El flaco llegó a Agraciada para casarse y se encontró con bastante gente rondando la fiesta que se acercó para saludarlo por lo hecho en Sudáfrica y para hacerlo sentir un ídolo. Ni hablar del Nico Lodeiro, que fue recibido de manera similar en su Paysandú natal.

El cariño de la gente no deja de fluir hacia el plantel que le devolvió a los futboleros uruguayos la capacidad de soñar con cosas importantes.

Quenonino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪