viernes, 23 de julio de 2010

Loco Abreu en Día Perfecto

Día Perfecto prometió que hoy tendría de invitado a "El Loco" y cumplió. Un ejemplo de humildad y alegría. Bailó el Waka Waka, probó sushi y lloró al recordar todo lo que le costó llegar a lo que hoy tiene. Ingresá a la nota y mirá las fotos.

video

Sebastián Abreu llegó a los estudios de La Tele manejando su camioneta, ni bien pisó el canal todas las personas que lo estaban esperando, desde temprano en la puerta enloquecieron.

Los tiempos televisivos no daban para que el jugador les firmara un autógrafo a todos y la producción de Día Perfecto pedía por favor que lo hicieran entrar al estudio porque la nota debía comenzar. Él tenía que hacer algo antes y no descansó hasta que lo logró. Cuando entró había visto a un niño que estaba llorando porque quería un autógrafo, entonces quería que se lo acercaran, porque según contó cuando era chico también paso por eso, entonces ahora siempre que puede le cumple a la gente.

Así comenzó la aventura del más loco de todos en la mañana de La Tele. Un tipo sencillo, que llegó con su termo bajo el brazo y mate en mano, se tomó el tiempo de saludar a la gente que lo esperaba en la puerta del canal, hacer la nota y quedarse también al final para firmar otra tanda de autógrafos y sacarse fotos con los fanáticos.

Durante la entrevista contó una anécdota de su infancia, cuando su familia era muy pobre y no tenía para comprarle una bici nueva. Sus padres, convencidos de que él nunca lo lograría, le prometieron que si se sacaba un sote le regalaban una bici nueva. Él se conquistó a su maestro y logró obtener la nota. Emocionado llego con el boletín y sus padres no lo podían creer, iban a tener que cumplirle. Su madre que sabía que no tenían planta para comprarle la bici nueva, miró al padre asustada. Abreu grande tomó las riendas del asunto y salió del paso con mucho ingenio.
Un día "El Loco" se encontró con su regalo tan deseado, cuando lo desenvolvió vio que era su antigua bici pero renovada. Este recuerdo lo emocionó casi hasta las lágrimas, pero rememorar la bienvenida que le dio la gente de su pueblo, Minas, definitivamente lo llevaron a las lágrimas. No tuvo problema en sacar un pañuelo y llorar tranquilo.

Un aire de alegría y emoción cubrió al canal en esta mañana perfecta y todo gracias a un loco que la picó cuando todo el mundo se daba por vencido. TELEDOCE

2 comentarios:

  1. EXELENTE PERSONA ,A MI TAMBIEN ME HIZO LLORAR .GRANDE LOCOOOOOOOO.

    ResponderEliminar
  2. Los humildes siempre son GRANDES!!

    ResponderEliminar

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪