sábado, 3 de julio de 2010

"Los sueños todavía no se terminaron"


Las manos de Suárez y Muslera hicieron historia, pero también el tiro libre de Diego Forlán, porque sin la aparición del goleador de la Celeste tampoco hubiese habido definición por penales.

Y él, a la salida del vestuario, se mostró muy feliz por todo. Por el triunfo, por el logro conseguido. Igual, en medio de esa felicidad reconoció que el último penal de Sebastián Abreu casi le paraliza el corazón.

"No sé quien fue el que dijo `la va picar` y yo respondí `que no la pique, que lo haga`", narró Forlán.

Al hablar del fervor popular que se vivía en Uruguay, el goleador dijo: "Y debe ser increíble todo esto. Debe ser impresionante. Me alegro muchísimo".

"Pero esto sigue y ahora a descansar. Que la gente festeje todo lo que tiene que festejar y nosotros a tratar de llegar bien al martes porque nos espera otro partido y nuestros objetivos e ilusiones siguen pendientes", precisó.

Diego Pérez no parece, pero es humano. El hombre que fue otra vez una máquina de correr en el equipo celeste admitió en la zona mixta del Soccer City que después de los 120 minutos de juego contra Ghana quedó "muerto de cansado".

Y no es para menos. Ya venía de un enorme esfuerzo físico y ayer el partido le demandó todavía más energías en el mediocampo celeste.

Igual, el "Ruso" siente que el esfuerzo valió la pena porque este equipo está haciendo historia. "Esto es impresionante. Es histórico y se vive con mucha alegría sobre todo por este grupo que pasó por todas las situaciones", indicó el volante.

Por otra parte, Diego admitió que la suerte estuvo del lado uruguayo en la fría noche de Johannesburgo, en particular, en el instante de la ejecución del tiro penal que desvió Gyan en el último minuto de la definición del alargue. "Ese penal lo desviamos todos los uruguayos, incluso con toda la gente que está en nuestro país. Creo que es la única respuesta que le encuentro para explicar ese momento tan importante del partido", agregó el "Ruso".

Fiel a su buena capacidad de análisis de lo que pasa en los partidos, Pérez consideró clave la charla que les dio Tabárez en el entretiempo. "Recibimos un golpe durísimo antes del final del primer tiempo y ahí el técnico nos dio una charla que nos hizo salir con otra actitud en el segundo tiempo. Entre otras cosas, nos recordó que no estábamos haciendo lo mismo que en partidos anteriores, nos marcó algunas cosas que no estaban funcionando y creo que esto se notó en el segundo tiempo", sostuvo uno de los baluartes que tiene el equipo celeste en este Mundial.

Golpeados. Precisamente el "Ruso" Pérez es uno de los futbolistas que culminó con alguna dolencia el encuentro de ayer. No sólo terminó fundido, sino que además tiene un golpe que seguramente le demandará un par de días de quietud. Otro por el existe preocupación es por Nicolás Lodeiro, a quien hoy se le practicará una radiografía en el empeine del pie izquierdo.

A pocos minutos de haber ingresado al campo de juego, el sanducero recibió un pisotón de un rival que le generó una molestia que soportó durante todo el segundo tiempo e incluso el alargue. Ayer apenas llegó al hotel puso su pie en reposo y con hielo, pero el dolor le persistía, razón por la cual hoy concurrirá a una clínica a realizarse placas.

La delegación celeste permanecerá en Johannesburgo, en el hotel que se alojó luego de salir de Kimberley para disputar este encuentro, ya que ahora los alojamientos se los marca la FIFA, la que además le dirá cuando debe viajar a Cuidad del Cabo, escenario en el que debutó la Celeste frente a Francia y al que retornará para enfrentar el martes a Holanda.

El plantel tiene previsto entrenar hoy a las 11.20 de la mañana (las 6.20 de Uruguay) en el Sturrock Park, dentro de la Universidad de Johannesburgo. Allí se verá la evolución de los golpeados.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪