miércoles, 28 de julio de 2010

No fue noche de luna llena

La selección Sub 20 perdió 1-0 con Argentina en el hexagonal que se está disputando en Asunción y ahora debe esperar el resultado del partido que los albicelestes jugarán frente a México para saber si jugará la final del torneo, que será protagonizada por los ganadores de las dos series en las que se divide el desarrollo del evento.

Como en la primera fecha los celestes vencieron a los mexicanos por 2 a 1, ahora el equipo de Juan Verzeri precisa en forma imperiosa un triunfo de los aztecas; en ese caso definirá el saldo de goles, mientras que si Argentina gana o empata, el finalista de la serie "B" será el conjunto albiceleste.

En lo que respecta al encuentreo de anoche, si bien es cierto que a Uruguay le faltó peso ofensivo en el área rival, como lo demuestra la circunstancia de que los botijas tuvieron dos chances de gol más o menos netas: la primera de ellas se produjo sobre los 30` del primer tiempo, cuando Luna picó en profundidad por la izquierda y su remate fue tapado por el arquero rival, y ya cerca del final, a los 76`, en una jugada en la que el mismo Luna cabeceó solo en el área adversaria y la pelota se fue por encima del arco del elenco albiceleste.

Es más, también fue el diminuto y vivaz delantero de Defensor Sporting el que, con su habilidad y velocidad obligó a la defensa contraria a cometer dos faltas al borde del área y él mismo las ejecutó sin poder capitalizarlas cuando ya se estaban jugando los descuentos.

Aunque en un momento de la transmisión televisiva de Fox Sports se pudo apreciar que en Asunción era una noche de luna llena, en resumidas cuentas, ocurrió todo lo contrario en lo que respecta al resultado cosechado por la selección que desde el 10 de mayo pasado se encuentrabajo la conducción del Ing. Juan Verzeri.

Es que, salvo ese detalle de que le faltó agresividad y algo de volumen de juego en las proximidades del área argentina, Uruguay no jugó mal, sobre todo teniendo en cuenta que esta selección tiene poco trabajo y está recién en el comienzode un nuevo proceso.

Más aún, en el balance del cotejo, por la capacidad y el orden para marcar que expusieron los celestes, como también la actitud que tuvieron para apretar a Argentina en la media hora final del segundo tiempo, quizá un empate hubiera sido lo más justo y, seguramente, la única diferencia entre fue esa jugada personal y el zapatazo de Hoyos que, en el cuarto de hora inicial, decretaron el 1 a 0.

El resto fue parejo. Ganó Argntina, porque su mayor tiempo de preparación le permitió tener algo más de juego colectivo, y porque el fútbol más largo y perpendicular de Uruguay no tuvo una noche de Luna llena.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪