sábado, 3 de julio de 2010

Uno x uno Ovación


Es cierto, como viene diciendo desde hace días, al fin de cuentas, quizá, hasta por cábala, "los palos son mis amigos… mientras peguen y salgan".

Ayer, otra vez los caños fueron amigos de Fernando Muslera. En esta ocasión fue el travesaño.

Durante los 120` del tiempo reglamentario y el alargue no tuvo que cumplir un gran trabajo. No descolló, pero fue como si cuando ya se estaba jugando la prórroga hubiese un anuncio, una señal de que ahí estaba para asumir un rol importante, gravitante, determinante.

En esta oportunidad, voló contra el caño derecho, como desconfiando de que su amigo pudiese salvarlo, y fue él quien salvó a "la Celeste". Fue la antesala. Después vendría la definición desde los doce pasos. Ahí, entonces, apareció la intuición. Uno, dos penales. Y les mató la ilusión a los africanos.

Fernando Muslera 9

En la víspera, durante los 120` del tiempo reglamentario y el alargue, no tuvo que cumplir un gran trabajo, pero en todas las ocasiones en las que le tocó intervenir lo hizo con simpleza, sobriedad, y lo que es fundamental: sin fallas. Al final, fue determinante para consolidar la clasificación a las semifinales porque atajó dos penales.

Maximiliano Pereira

Marcó con altibajos y estuvo impreciso al desdoblarse. Más seguro en la segunda etapa.

Álvaro Fernández

Mejor en la contención. No pudo gravitar en el momento de mandarse al ataque.

Diego Lugano

El rato que el capitán jugó lo hizo con la solvencia acostumbrada. Sin problemas.

Edinson Cavani

Volvió a cumplir un trabajo sacrificado y de un valor táctico extraordinario. Bajó, subió y tapó.

Mauricio Victorino

Salvo un despeje defectuoso, en el resto defendió en forma impecable, ganando por arriba.

Diego Forlán

Metió un golazo de gran importancia y trató de hacer circular la pelota en el ataque.

Jorge Fucile

En el final del primer tiempo le entraron varias veces. Antes y después cerró y se proyectó.

Andrés Scotti

Entró muy bien, enchufado. Llegó a casi todas, no dio ningún tipo de ventajas. Rindió a destaque.

Diego Pérez

Se notó que acusó el cansancio acumulado por el desgaste realizado ante los coreanos.

Nicolás Lodeiro

Le dio más perpendicularidad a la salida hacia el ataque, pero desperdició una situación favorable.

Egidio Arévalo Ríos

Fue el que bancó el mediocampo, corriendo en forma ordenada y organizando el armado.

Sebastián Abreu

Se metió en el área y le dio más agresividad al ataque. Terminó definiendo en los penales.

Luis Suárez

Es como dijo Muslera: además de canonizar el travesaño, hay que hacerle un santo a Luis Suárez. Al fin y al cabo, el goleador que se metió de golero, hizo un verdadero milagro: por él, justo por él,` Uruguay está entre los cuatro mejores.

Suárez metió arriba e hizo un milagro atrás

Le tocó a él. Justo a él, que anduvo cerca de batir el arco de Ghana en un par de oportunidades, sobre todo en la segunda etapa, y el arquero rival no lo dejó con alguna muy buena atajada.

Le tocó a él, como si lo mereciera, porque pudo haberle dado el triunfo a Uruguay -que para eso vino al Mundial, y vaya si ha venido cumpliendo, como lo hizo contra los mexicanos y los coreanos- y no lo dejaron.

No pudo, no lo dejaron. Entonces, fue como si se mereciera estar allí, parado en la raya del arco. Primero metió la pierna y en segunda instancia, las dos manos, desesperadas.

Le tocó a Luis Suárez, el goleador, hacer el penal, ser expulsado, pero evitar el gol del triunfo de Ghana y posibilitar que llegaran los penales.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪