lunes, 2 de agosto de 2010

“Cuando me hacían un gol me sacaba los guantes y me iba...”

Ya pasaron más de veinte días del último partido que la selección disputó en el Mundial de Sudáfrica pero la euforia entre los aficionados celestes sigue en ascenso.

Es que el cuarto puesto en la copa fue extraordinario al punto de que los jugadores uruguayos son catalogados como héroes. Entre ellos, Fernando Muslera se destaca. El golero tiene muy frescas en sus retinas las imágenes de su primer Mundial. "Llegué seguro al primer partido contra Francia y luego se hicieron muy bien las cosas y fueron saliendo a medida que iban transcurriendo los partidos. Eso nos dio tranquilidad", comenzó admitiendo a Ultimas Noticias.

Muslera, que supo ser goleador en su etapa del baby fútbol, reconoció: "No me siento más que nadie, pero puedo dar tranquilidad. Pero no por atajar sino por mi forma de ser. Soy muy tranquilo. Hablo lo necesario y en el momento concreto. Jugué de 9 y tengo una medallita de goleador. Después, con el correr de los años, fui al arco. Me molestaba que me hicieran goles. Me hacían un gol, me sacaba los guantes y me iba".

Cumplió 24 años en pleno Mundial, justo el día del partido ante Sudáfrica "y los muchachos me hicieron el mejor regalo porque ganamos 3-0. Para mí fue el mejor cumpleaños que tuve en mi vida. Pese a estar lejos de la familia, vivir esa experiencia creo que es el sueño de todo jugador. Ganándole al local y con el estadio lleno, con casi todos en tu contra. Fue un día redondo para nosotros. Y fue la primera victoria de la selección luego de veinte años. Sudáfrica jugó mucho más de lo que llegó. Fue un partido en donde fuimos superiores en todo momento y en realidad no tuve mucho trabajo. Fueron un par de centros y un remate suave a las manos. El esquema defensivo del equipo, no sólo la línea de cuatro, porque bajaban Suárez y Forlán, provocó que ellos no pudieran llegar con peligro a nuestro arco".

Muslera rememora el evento, especialmente el debut ante Francia, como un verdadero sueño. "Hay que tener la sangre muy fría como para no ponerse nervioso en el debut en un Mundial. Pero el "Loco" (Abreu) constantemente nos estaba haciendo bromas y como que te relajaba. Te sacaba por un instante de esa ansiedad que se siente previo al partido".

El actual "1" de la Lazio tuvo en aquel primer juego muy buenas tapadas, providenciales para mantener el cero en su valla. "A medida que pasan los minutos te vas tranquilizando y pude dar seguridad a la defensa y eso es muy importante para el equipo.

También hizo referencia a otro de los encuentros que resultaron trascendentes para ganar el grupo A. "Con México fue un poco raro porque se jugaba en la mitad de la cancha, hasta que ellos mandaron ese tiro que dio en el travesaño. Es un equipo con buen juego de pelota y se nos vino arriba. Porque la realidad es que nosotros ganamos, pero ellos fueron los que tuvieron la pelota. Tuvimos cuatro o cinco chances y felizmente metimos una y aguantamos el resultado. México, en todos los mundiales, ha demostrado ser un gran equipo. A los 15 minutos del segundo tiempo comenzaron a intentar de todo. Tiros de afuera del área, buscaban entrar porque sabían que podían quedar afuera".

Para Muslera, el balance personal a esa altura era "más que bueno" porque "estaba contento. Jugar tres partidos y no recibir goles era fantástico. Es el ideal y se nos estaba dando. Teniendo claro que esto era mérito de todos, no sólo mío".

“La ‘pica’ con Argentina”

Para el ex Nacional y Wanderers, el hecho de poder jugar ante los albicelestes "era especial" por haber perdido en el Centenario durante las Eliminatorias. "Ganas de jugar contra ellos sobraban porque por supuesto que no nos olvidamos que habíamos perdido jugando en Montevideo. Pero la idea era poder jugar con ellos en una semifinal o final. Más adelante. Siempre se dice que somos países hermanos, pero la pica futbolística existe".

De todas maneras, el terminar primeros en el grupo hizo que el rival fuera Corea (segundo en la llave B). "Muchos afirmaban que era un partido de trámite. A la larga salió bien pese al susto. Fue el partido más difícil de los que jugamos. Corren muchísimo, son rapidísimos y tienen juego y orden. Se nos venían por todos lados, por arriba, por abajo. Intentaban de afuera, buscaron siempre abrir la cancha por los laterales y cuando llegó el empate cambiamos la actitud y salimos a jugar de otra forma. Luego de recibir el gol, nos liberamos todos. Considero que nos sacamos ese peso de arriba. Y al estar jugando octavos de final se tuvo una reacción. Se dio ese último córner y ese gol de Suárez -que fue un golazo- nos dio la victoria".

BATIENDO RÉCORDS
La estupenda actuación del golero celeste a lo largo del Mundial le permitió superar la marca establecida por Mazurkiewicz (quien sumaba 269 minutos sin recibir goles en México ´70): "Yo no lo sabía. Me lo dijo Bauzá después del partido con México. Fue lindo llegar invicto a 337 minutos pero lo más importante en ese momento fue que habíamos pasado la fase, cosa que hacía mucho tiempo que no se conseguía".

“NO VI LOS PENALES”
Ya en cuartos de final y con las "semi" a la vista, Ghana sería el adversario. "Creo que es el mejor equipo de África. El maestro cuando analizó el partido nos dijo que no era un equipo ordenado. Pero ese desorden que mostraban, los hacía sentirse bien en la cancha. Tienen muy buena técnica individual y eso es difícil de controlar".

Del instante final del partido, donde los ghaneses tuvieron todo para clasificar entre los cuatro mejores con el recordado penal de Gyan tras "atajada" de Suárez, Muslera recordó: "Él tenía mucho más para perder que yo. Un arquero en un penal, ¿qué tiene para perder? Le di la pelota al árbitro y me fui al arco. Y que sea lo que Dios quiera. Cuando tira, pensé que entraba arriba, pero cuando miro y veo que pega en el caño y se va, sentí una alegría increíble".

Llegaría el alargue y la definición desde los once pasos con el último penal "picado" por Abreu: "No vi la definición. El único que no se enteró de que Abreu la había picado fue yo. En los penales me pongo de espaldas. La tarde anterior al partido, Abreu había errado tres penales y yo no atajé ninguno. Pero una cosa es definir ante tus propios compañeros, que ya los conocés y luego estar en una definición de un Mundial que es totalmente diferente. Sabía que si atajaba uno, mis compañeros tenían la chance de conseguir algo histórico. Esa era una gran motivación".

La actuación celeste en Sudáfrica permite abrigar esperanzas de que con trabajos proyectados y a largo plazo los objetivos pueden conseguirse: "Quedó demostrado que hay materia prima. Los jugadores están la mayoría en Europa y haciendo bien las cosas. Uruguay puede hacer muchas cosas y hay que ponerse un poco las pilas y apoyar al deporte porque, partiendo de esta base, sería muy bueno. Este grupo tiene personas de una calidad y calidez humana que es increíble. Siempre hay alegría, buen humor. Cada uno es diferente y el hecho de llevarse todos bien con todos no es común. Forlán y Abreu lo dijeron y, si lo dicen ellos que tienen años en el fútbol, por algo será".

AUTOCRÍTICO EN LOS GOLES DECISIVOS
El golero titular de la selección reconoció sus errores, tanto frente a Holanda como contra Alemania (semifinal y partido por el tercer puesto, respectivamente). "Contra los holandeses, luego del primer gol recuerdo que pasan la repetición en el tablero del estadio y Victorino me mira y me hace el gesto de 'no' con la cabeza. Como diciendo, no había chance de atajarla. En ese momento, pensé que la tapaba, me estiré pero no llegué. Del segundo gol recuerdo que siempre la veía como venía y yo iba hacia la trayectoria. Cuando la voy a cortar, lo que me desconcertó fue el movimiento de Van Perci, porque parece que amaga. Yo me paro, miro y la pelota cambió de dirección. La tuve ahí, la toqué, pegó en el caño y entró".

Finalmente, del juego ante los "teutones" dijo: "En el primer gol fue nuevamente la pelota que viboreó. Pero en el segundo fue error de cálculo. Pensé que saliendo con el puño llegaba y no fue así. No calculé bien la velocidad. Si hubiera salido con mano abierta la podría haber tocado. Ese es error mío. Y en el tercer gol se dieron una serie de rebotes, no la pudimos sacar y la pelota entró contra el otro palo".

“DISFRUTAMOS DEL MUNDIAL PORQUE SE JUEGA DISTINTO”
Fernando Muslera admitió que pudieron lograr "disfrutar" de la copa del Mundo, tal como les dijo el maestro Tabárez antes del viaje hacia Sudáfrica. "Pudimos disfrutarlo porque se juega de otra manera. La entrada al estadio, todo lo que se vive dentro y fuera no tiene nada que ver a las Eliminatorias, por ejemplo, que son mucho más difíciles porque los sudamericanos nos conocemos. Incluso el presidente José Mujica recuerdo que nos dijo antes de que nos fuéramos al Mundial: "Miren que no van a la guerra. Ustedes no tienen que ir a solucionar los problemas del país. Tienen la oportunidad de jugar un Mundial y deben disfrutarlo. Y son palabras de gente que sabe lo que es la vida".

Últimas Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪