viernes, 10 de septiembre de 2010

"El loco no sabe nada de compus, jaja"

180darwin salió a la caza de la noticia que más pide la gente, o sea: cualquier pelotudez que se vincule, aunque sea de forma remota, con los jugadores de la selección uruguaya. “Esa piedra sigue dando jugo”, le dijo un productor televisivo a este portal informativo, y hacia ahí fuimos. Si bien no solemos batirnos el parche, es bueno que la gente sepa que arribamos a esta joya de la información después de descartar notas del calibre de: “El amigo del ruso Pérez que le enseñó a tocar el tamboril”, “La sobrina de Arévalo Ríos, nueva segunda princesa del concurso Miss Arándano en su tierra natal”, “La hermana chica de Lodeiro deja a un lado las rueditas y anda en bicicleta todo el día por las veredas de Paysandú”, y “El médico de la emergencia que atendió a Forlán de chiquito una vez que se indigestó con churros”.

Al final nos decidimos por esta del primo del loco Abreu que tiene un carácter mucho más intimista, sin la ansiedad de la noticia detrás.

El primo del loco tiene 31 años y sabe, como le enseñó el héroe de la casaca Nº 13, que la clave es creer en él mismo todos los minutos de su vida. “Fijate que si Sebastián, que es un perro y se crió en el mismo pueblo que yo, terminó siendo una figura mundial del fútbol, yo puedo transformarme, lo menos, en el dueño del Cyber más importante de Minas”, comenta, sin que logremos entender demasiado la lógica que sostiene el paralelismo, el primo del loco Abreu. También nos cuenta que los Abreu se parecen mucho entre sí, “Los Abreu son todos como cortados por la misma tijera”, ilustra, pero lamentablemente él no es Abreu, “soy primo por parte de los Gallo”, el segundo apellido del loco y el cuarto de Mario (Mario es el primo, el protagonista de esta nota del que habíamos olvidado mencionar su nombre de pila, y su apellido, que es Casablanca).

Mario dice tener cosas en común con su primo el Loco Abreu, a quien no nos cansamos de mencionar ya que nos dio esa gran alegría como pueblo y vale la pena seguir recordándola por siempre y emocionarnos cada vez que vemos las imágenes en alguna de las mil propagandas u homenajes en las que aparece el loco picándola y volando hacia la gloria mientras todos pensamos “qué loco el loco, la picó, el loco la picó, la picó el loco la picó”; pero volvamos al infeliz del primo, que así como el loco soñaba con ser protagonista en un mundial, él sueña con arreglarle la computadora a Bill Gates.

El loco no sabe nada de computadoras, jaja”, nos dice después de rogarle durante media hora alguna declaración vinculada a su primo para titular la entrevista.

-Como la picó tu primo, eh…-le comentamos al pasar, como una ocurrencia del momento, tratando de torcer la conversación.

-Sí, yo una vez recuperé un disco duro y terminé haciendo funcionar una notebook de nuevo, aunque el cliente la había prendido después de volcarle café. Era difícil esa, una vez que el vejiga vuelve a prender la computadora se arruina todo, sin embargo la arreglé, esa es como picar un penal en los cuartos de final de la copa del mundo, casi… -responde el escurridizo entrevistado.

-Es cierto, se parece sí, pero… ¡cómo la picó tu primo!, ¿eh? ¿Vos sabías que la iba a picar?

-Y sí, como todo el mundo.

-Claro, si, pero vos lo intuías, por una cuestión de sangre.

-A lo mejor un poco de eso hay, y un poco por la propaganda del celular también, y un poco que lo he visto picarla veinte veces por la tele en diferentes clubes, y que todos los relatores decían “la va a picar” y todos acá en el bar también decían lo mismo.

-¿Tu primo el loco Abreu ya la picaba en los penales de los partidos de fútbol en la familia? Contá eso que debe ser divertidísimo.

-No hay penales en los partidos de fútbol familiares. Bah, no sé, por lo menos en mi familia, la verdad es que con la familia del loco nunca jugamos.

-¿Y de chiquitos, el loco ya picaba los almohadones por arriba del sofá, o el Tupper que le daba la madre para llevarse la merienda a la escuela, o la bolsa caliente de la abuela?

-Pah, no sabría decirte.

Mientras su primo es idolatrado en Uruguay y en Brasil, Mario sigue arreglando computadoras, y soñando con que algún día los niños de su país canten “el primo del loco la arregló, el primo del loco la arregló”, aunque no entre en la métrica. Quién sabe, a lo mejor algún día termina arreglando el Gran Acelerador de Hadrones. Pero si no lo logra, que es lo más probable, quién le quita lo bailado, nadie va a poder sacarle la alegría de ser el primo del loco Abreu y dar una nota para los medios por ser el primo del loco Abreu.

180.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪