martes, 7 de septiembre de 2010

Luis Suarez, el nacimiento de su nena y las camiseta celestes en las tribunas del Ajax

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs425.snc4/46794_421353345666_51947185666_5365198_3836327_n.jpg

Antes del Mundial en Holanda le decían que iba a tener largas vacaciones porque Uruguay se volvía enseguida; hoy en la tribuna de Ajax se ven muchos niños con la camiseta celeste de Suárez

Luis Suárez está pasando por su mejor momento. El nacimiento de su primera hija, Delfina, que cumple hoy un mes, lo tiene loco de la vida. Y eso se refleja en las canchas. Sigue convirtiendo goles y acaba de ser premiado como el goleador y de recibir la bota de oro al mejor jugador de Holanda.

"Me siento cada día más feliz. Y cuando uno se siente así, se nota adentro de la cancha. Y lo mismo pasa cuando uno tiene problemas. A la larga adentro de la cancha se nota. Yo por suerte, nunca sufrí ningún tema de adaptación ni de extrañar. El fútbol es una de mis grandes alegrías y trato de saber disfrutarla", contó desde su hogar en Amsterdam. "Estoy muy orgulloso de la vida que estoy teniendo acá, tanto adentro como afuera de la cancha", ratificó.

El delantero jamás podrá olvidar el Mundial de Sudáfrica. Y no solamente por lo que consiguió la selección uruguaya. "En Sudáfrica estaba muy nervioso. A los nervios de los partidos se sumaba el saber que mi hija podía nacer en cualquier momento y yo no iba a estar. Pero me esperó. Después del Mundial estuve diez días de vacaciones en Barcelona, donde viven mis suegros, y donde iba a nacer la niña. Es más, volví a Holanda y me puse a entrenar con el Ajax sin que hubiera llegado. En los días libres me iba hasta Barcelona", relató.

Justo se dio la casualidad que lo echaron en el partido de la Supercopa de Holanda y le dieron dos partidos, lo que le permitió disfrutar al máximo de los primeros días de Delfina. Aunque para llegar al parto tuvo que volar desde Grecia.

"El miércoles jugábamos con el Paok el partido de vuelta y el martes cuando recién habíamos llegado a Grecia me llamó Sofía para decirme que el médico le había dicho que el jueves al mediodía tenía que estar en Barcelona porque ya estaba a punto de nacer y capaz que ni llegaba. Estaba todo programado para el jueves, entonces la gente del club me consiguió un vuelo privado para que viajara enseguida después del partido. Llegué a las dos y cuarto a Barcelona y a las cuatro y media Sofía rompió la bolsa. Además, como no jugaba los dos partidos siguientes porque estaba suspendido, me pude quedar unos cuantos días. No me hice echar por gusto (se ríe), pero nunca imaginé que me iba a salir todo tan redondo".

Cuando se trata de contar cosas de Delfina, Luis no puede parar de hablar. "El parto fue algo divino. Nunca me imaginé que fuera algo tan lindo. Hay mucha gente que cree que estar en el parto debe ser horrible, y yo mismo capaz que pensaba un poco así, pero fue una experiencia maravillosa".

Los pediatras recomiendan que los niños no viajen en avión hasta los 20 días de vida. Por eso Delfina viajó desde Barcelona a Amsterdam, en auto junto a su madre, sus tíos y sus abuelos.

"Duerme toda la noche. Se despierta una sola vez, como a las cuatro y media para comer y después sigue durmiendo hasta las nueve cuando yo me voy a entrenar que come de nuevo. Y no llora nada. Es impresionante. Es más, tiene un primito, hijo de la hermana de Sofía que nació dos días después que ella y es fatal. Se pasa llorando y no duerme nada", contó orgulloso.

"Cambio los pañales, hago todo. A veces Sofía se enoja porque dice que no la dejo hacer nada a ella. Es que me encanta. Todo cambió para mí. Ahora estoy deseando terminar de entrenar para venirme a casa a verla. Y si vuelvo de mal humor, llego a casa y se me pasa todo".

CHAMPIONS

Después del Mundial Suárez tuvo ofertas para irse, pero prefirió quedarse en el Ajax. "Nunca me quise ir de Holanda, al contrario. Estoy recontento en Ajax. Obviamente que me gustaría cambiar para mejorar y seguro que lo haré, pero tenía la espina de querer jugar la Champions con Ajax. Teníamos la posibilidad de jugar la Prechampions, logramos nuestro objetivo y me quedé. Hubo opciones para irme, y lo hablé con mi representante. No eran equipos grandes pero habían clasificado para la Champions. Pero no me convencía, preferí quedarme un año más y jugar la Champions con Ajax. Acá, en el club, saben que cuando me sienta capacitado para dar un gran paso a un club grande, o tenga la posibilidad me voy a ir. Pero ahora voy a seguir aprendiendo un poco más siendo capitán otro año más. Valoro mucho el rendimiento que tengo acá y que no pasa sólo por los goles. He mejorado otras cosas que de repente, si me hubiera ido a otro cuadro, no las hubiera aprendido. Además, una de las cosas que más tuvimos en cuenta fue que no era conveniente mudarnos ahora con la niña tan pequeña. Tenemos todo armado acá y nos sentimos muy cómodos. Conozco todo y no tengo excusas".

El lunes pasado fue la gala de entrega de premios de la temporada 2009-2010. Suárez ganó el premio al goleador, lo que no sorprendió a nadie, pero también la bota de oro al mejor jugador de Holanda. "Fue algo muy lindo, y a nivel personal lo valoro muchísimo, pero lo hubiera cambiado por ser campeón con el Ajax", dijo.

MUNDIAL

"Todavía se me sigue erizando la pie cuando veo los videos o alguien me habla del Mundial. Hicimos algo que fue muy importante para mucha gente que nunca había visto a Uruguay jugar así un Mundial. Hicimos historia haciendo muy feliz a Uruguay. En la caravana, veíamos la emoción de toda esa gente y también nos emocionábamos. Vi mucha gente mayor en la rambla y eso me erizaba la piel. Sabíamos lo que habíamos logrado pero no caíamos. Nos dimos cuenta recién en Uruguay. Toda esa gente que fue a recibirnos fue la única que confió en nosotros", reconoció.

"Creo que la mejor decisión que tomó el maestro fue que nos quedáramos hasta último momento en Uruguay sintiendo el apoyo de la gente y de nuestros familiares y amigos. Ellos nos hicieron sentir que podíamos", agregó.

BROMAS

En Holanda se sorprendieron con el rendimiento celeste en Sudáfrica. "Antes del Mundial me hacían bromas diciéndome que iba a tener largas vacaciones porque me iba a volver enseguida del Mundial. Y por poquito no los dejamos a ellos sin la final. Una de las cosas que más me sorprende es ver acá muchos niños con la camiseta de Uruguay. Con la número 9 que dice Suárez y que las hicieron acá", relató.

"Lo que más me dolió fue no poder jugar ese partido frente a Holanda. Y ellos estaban contentos de que no lo hiciera. Sabía que si jugaba me iban a buscar sólo a mí y eso iba a permitir que Diego, y otros compañeros, pudieran aprovechar los espacios. Se dio el resultado que se dio, tampoco podemos quitarle méritos a Holanda".

OVACION

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪