jueves, 16 de septiembre de 2010

Tabarez: “Para 2014 necesitamos un sueño, visión y compromiso”



El director técnico de la selección, Oscar Washington Tabárez, destacó durante un evento organizado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas que en Uruguay “hay que darles mucho espacio a los proyectos deportivos y al perfil empresarial del dirigente”.

El entrenador dijo durante su disertación en el evento que "en fútbol hay un primer mundo y un tercer mundo. El fútbol de élite está en Europa, las grandes ligas están en Europa, y son ellas las que determinan los movimientos económicos y las corrientes migratorias de futbolistas en el mundo. Son un polo de atracción para los mejores futbolistas y eso impone condiciones para la realidad del fútbol del mundo".

Tabárez señaló al respecto que "países como el nuestro son dependientes de esas ligas, pero nuestro país tiene una gran cultura futbolística, una de las principales cinco del mundo, y eso lo defino como aquellos países donde el fútbol es muy importante para la vida de toda su población. Y lo digo tomando en cuenta el gran involucramiento que tuvieron las mujeres durante y después de este Mundial. Eso no se da en cualquier país, que una pasión se transmita de padres a hijos. Que soñar con ser jugador es parte de esa cultura. Pero la dependencia existe y se ha ampliado. No sólo se llevan a los mejores futbolistas, sino que esto cada vez sucede con futbolistas más jóvenes".

Para ser protagonistas

El maestro expresó además que hoy por hoy, "para tener protagonismo en una Copa del Mundo se analiza cada país. Además de la población se manejan otras variables: el PIB, el ingreso per cápita, la cantidad de profesionales universitarios, hasta se considera el índice de suicidios. La inserción de nuestro país en el mundo es diferente a lo que ocurría en la primera mitad del siglo XX. Las conquistas de esos períodos se explican por muchas razones, porque son un reflejo de esa cultura. Y es en lo que debemos mirarnos permanentemente.

El DT celeste comentó que en su segundo ciclo al frente de la selección, cuando asumió en 2006, "se me dio la oportunidad en un proyecto que abarcara a todas las selecciones juveniles y que tenía en cuenta el reclutamiento de los talentos, para tratar de darles a ellos una formación integral, respetando la persona del futbolista, en primer lugar. Hay que tomar en cuenta que en Uruguay juegan 60.000 niños por año al baby fútbol, pero el 0,16% de ellos puede llegar unos años después a tener un pase a Europa. Lo que se considera un trampolín social para el futbolista y su familia. El resto, más del 99%, no lo va a tener y deriva en jugar en otros niveles, a veces en el fútbol profesional, a veces ni siquiera eso, o a veces dejando el fútbol. Hay que estudiar, y los que juegan en ligas menores deben entrenar, pero en el otro horario deben estudiar".

Para Tabárez, el perfil del futbolista que integra cada nómina de selección es esencial porque "en base a estos elementos se va definiendo lo que queremos para las selecciones, para la competencia internacional, que tiene una exigencia mayor que lo local", dijo Tabárez. "El nivel de exigencia debe ser superior, lo mismo que el entrenamiento. Pero si es competencia internacional, sale del país y debe dar un ejemplo de corrección, de perfil bajo, de dedicarse a su función, dentro de la cancha pero en todo lo que hace, también fuera de la cancha".

En este sentido de trabajar con todas las franjas etarias, dijo que "tres futbolistas de la selección juvenil de 2007 estuvieron juntos al menos en un partido de este Mundial: Suárez, Cavani y Cáceres. Y la actual Sub 20, que va a competir en 2011, actuará en 2014, estará en condiciones de actuar en la selección mayor. Y hay que preparar a esos chicos para llevarlos a lo que queremos. Y mucho de lo que sucedió en Sudáfrica facilita; ahora se los podemos mostrar o recordar".

Agregó: "Antes tampoco los futbolistas no se daban por generación espontánea, pero en otras épocas el mejor aprendizaje era por imitación. No había barrio o ciudad del interior donde no hubiera un gran jugador, un referente. Entreverarse los chicos con los grandes era lo normal. Y eso hacía que los que tenían las condiciones genéticas para el deporte, ser coordinados, tener pasión por ese deporte, voluntad para desarrollar sus habilidades, así se iban haciendo los futbolistas. Lo que también era favorecido por la realidad de ese país, con el ocio bien aprovechado, sin los temas actuales como la droga, el alcohol, la delincuencia, que hoy le ha quitado muchos jóvenes al deporte y lo digo como imagen. O sea, queremos ir formando ese perfil de jugador".

Contactos complicados
Quien acaba de comenzar su tercer ciclo al frente del combinado nacional admitió que en 2006 "hicimos una gira, la idea era apoyarnos en una continuidad de que hay que participar en los torneos internacionales. Cuando quisimos contactar a los futbolistas en el exterior, en la AUF no siempre tenían los teléfonos y lo logramos por Tenfield, aunque a algunos no pudimos contactarlos. Entonces en la segunda oportunidad puse como condición tener diez días antes del partido a los futbolistas que requerí. Alguno que no atendió el teléfono no fue".

En cuanto al compromiso de los seleccionados con la celeste, Tabárez expresó: "Lo primero que pedimos a los futbolistas fue adhesión. A veces se decía que los que jugaban en el exterior no se jugaban, que cuidaban las piernas y entonces lo que dijimos es que ese mensaje no se usara como un paraguas para no hacer lo que había que hacer. No buscaba una adhesión sumisa, sino acatamiento a las normas. Y siempre abierto a la posibilidad de optar, si el jugador quería quedarse o no quería. Además de la adhesión, queríamos todo en un clima de respeto. Respeto a la persona, a los objetivos del grupo de trabajo y la profesionalidad.

Además el relacionamiento, no sólo el interno, sino el relacionamiento con el entorno, los dirigentes, el periodismo, la afición. Y todo bajo una premisa: el perfil bajo. Se puede hacer cualquier planteamiento, pero siempre tratando de evitar la confrontación. En el Mundial del '90 se jugó bajo el signo de la confrontación, donde había que tomar partido. Eso no sirve. No trae nada beneficioso. En este momento, este grupo de futbolistas defiende su premio, la posibilidad de hacer viajes aéreos largos que no los desgaste demasiado, viajando con comodidad, pero en ningún momento dejando de hacer lo que tienen que hacer y no renunciando a nada".

Todo ha cambiado

Según Tabárez: "Las comunicaciones con los futbolistas ya cambiaron, ahora teníamos sus teléfonos, los e-mails 'al toque' y no como en 2006, cuando hasta teníamos dificultades de ubicarlos".

El entrenador enfatizó: "Siempre dimos la posibilidad de optar a los jugadores. Decíamos que debían estar tal día, pero si él no podía o no quería, no venía. La renuncia no significó una condena a muerte, pero cuando había una renuncia se le daba el espacio a otras oportunidades. Incluso hubo vueltas, algunos que no vinieron y luego volvieron, porque jamás se condenó a nadie".

Los proyectos son vitales

Tabárez también destacó que en nuestro país: "Hay que darles mucho espacio a los proyectos deportivos. Hoy, si hablamos de fútbol y empresa, hay que hablar de planificación, de los ingresos que se puedan generar, hay que darle mucho espacio al perfil empresarial del dirigente y la forma en que se forma un dirigente de un club en Uruguay no pasa por esos aspectos. Por ejemplo, el marketing debe estar institucionalizado en una empresa que se vincule con el mundo, pero en la AUF eso es muy nuevo, no tiene historia. Acá los proyectos lo hacen los entrenadores, pero no los dirigentes; pero ellos, los dirigentes, deben participar y estar en la toma de las decisiones. Y esto tiene que ver, por ejemplo, cuando se firma un contrato de cesión de los derechos televisivos. Pero hemos tenido mucho apoyo del sector directriz; si no, hubiera sido imposible".

Finalmente, el maestro comentó enfáticamente que "para el Mundial de 2014 necesitamos un sueño, una visión y un compromiso, como me escribió en la contratapa de un libro una hincha al final del Mundial de Sudáfrica".

Uruguay bajó al 7º puesto

La selección de Uruguay bajó un puesto en la clasificación de la Fifa. Los celestes no jugaron en la fecha Fifa correspondiente a agosto y por tanto bajaron al séptimo lugar, ocupando ahora el sexto Inglaterra.

España y Holanda, finalistas de la pasada Copa del Mundo, mantuvieron los dos primeros puestos de la clasificación, seguidos por Alemania, que ascendió del cuarto al tercer lugar. Brasil bajó un peldaño al cuarto lugar, mientras que Argentina permaneció en el quinto puesto. Uruguay (7), Chile (10) y Paraguay (17) completan el quinteto de selecciones sudamericanas entre las 20 primeras del ranking de setiembre.

Francia, que perdió ante Bielorrusia en el inicio de las Eliminatorias para la Eurocopa 2012, cayó seis lugares hasta el 27, su peor posición desde que se creó la clasificación en 1993. México cayó tres puestos hasta el 28, mientras que Colombia descendió cuatro hasta el 40.

Fifa actualizó el ranking con 159 partidos internacionales disputados en las cinco últimas semanas. Los partidos por las Eliminatorias de la Eurocopa y de la Copa Africana de Naciones tienen el mayor peso.

ULTIMAS NOTICIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪