viernes, 31 de diciembre de 2010

"Como siempre la miré de afuera, no imaginaba estar"



A pesar de haber sido el técnico americano que llegó más arriba en el Mundial de Sudáfrica, haber ganado en la encuesta "América y Europa le responden a El País", le sorprendió. "Creo que es algo bueno por la forma diferente que nos miran ahora a los uruguayos", dijo. Este ha sido un año de muchos reconocimientos para el maestro, pero confesó que el de la gente lo sigue conmoviendo, sobre todo el de los jóvenes y niños. "Me siguen agradeciendo. De repente se me acerca un niño muy tímidamente, con su padre o su madre, y me da las gracias". Tabárez también dio su opinión sobre Andrés D` Alessandro, elegido el mejor jugador de América. "Creo que el mejor jugador es el que a través de su actuación individual posibilita mejores cosas para su equipo. Y él es campeón de la Copa Libertadores. Tiene una personalidad muy definida y una forma de jugar que jamás cambió, desde su época de juvenil. Y eso no quiere decir que no haya evolucionado, todo lo contrario. Siempre apuesta por el fútbol lindo y tiene jugadas con su sello como esa de la `boba`. El premio es justo".


-¿Se sorprendió al enterarse que fue elegido como el mejor técnico de América?

-Sí, porque aunque por mucho tiempo no estuve en el país he visto el gran crecimiento que ha tenido la encuesta. Ha tomado una dimensión mundial. Hoy uno entra en ESPN, en Marca o en la Gazzeta Dello Sport y está la referencia a esta encuesta de El País. Como siempre la miré de afuera, no me imaginaba que podía estar en una premiación. Creo que es algo bueno por la manera diferente que nos miran a los uruguayos. Ayer compré el diario y vi que hacía como cuatro o cinco años que no aparecía un entrenador en la primera posición. Eso hace que en muchos lados piensen que acá está pasando algo. Que ya no hay que ir a la prehistoria, que estamos reeditando ciertas cosas. Creo que es bueno para la imagen que queremos dar al exterior.

-No entiendo su sorpresa porque este fue año de Mundial y usted fue el técnico americano que terminó más arriba.

-Bueno sí, pero hay otros muy buenos entrenadores. Estuve viendo que aparte de Bielsa y yo, están Sabella, Bauza, Martino, técnicos de mucho prestigio. Quizás en el Mundial lo nuestro fue bastante impactante, sobre todo en cuanto a resultados.

-Le ganó a Bielsa por dos votos y el último que entró fue de un periodista chileno que lo votó a usted y no al argentino.

-Sí, leí la anécdota. Me tocó ir a Chile invitado por los periodistas chilenos y me trataron de maravillas. Ahí capté que la dimensión que le dieron a lo que hizo Uruguay fue mucho mayor a la que le dimos nosotros.

-Ganó en el año 25 de la encuesta, en las bodas de plata.

-Sí, je. Es algo muy bueno. Este año han pasado muchas cosas. Se han sucedido los reconocimientos, pero los que más me siguen conmoviendo son los de la gente. Sobre todo de los jóvenes, de los niños. Es lo que más reconforta de lo bueno que pudimos haber hecho en Sudáfrica.

-Me imagino que salir a la calle ahora es muy diferente.

-Nunca me había pasado esto en mi país. Y sé que no es exclusivo, le pasa a todos los que estuvimos en el Mundial, sobre todo a los futbolistas. La diferencia es que yo estoy viviendo acá y ellos no.

-Ahora que han pasado los meses, ¿qué le dice la gente?

-Me siguen agradeciendo. A veces se acerca un niño muy tímidamente con su padre o su madre y me da las gracias. El otro día fui a ver a la Sub 20 a Colonia y todo el tiempo desde el preliminar hasta el final del partido estuve con un niño, Bautista, de unos diez años, sentado al lado mío con la camiseta de Suárez puesta. No se movía y cuando veía que alguno venía como a sentarse a mi lado, él se arrimaba más. Son cosas que no imaginaba en los momentos difíciles.

-Siempre se dice que el técnico de la selección es más que nada un seleccionador porque no tiene tiempo de trabajar, ¿cuál fue su mayor mérito? ¿Formar el grupo o planificar los partidos?


-Hay que ocuparse de las dos cosas. Tener poco tiempo no tiene que ser una excusa para decir que no podemos entrenar. Nos hemos acostumbrado, técnicos y futbolistas, a trabajar en plazos muy breves. Nos ha tocado en alguna fecha FIFA que recién estábamos todos el día antes del partido. Hay que trabajar sobre los conceptos. En lo que me siento mejor es estando dentro de una cancha con los futbolistas.


-De cara a la Copa América, ¿siente otra responsabilidad por lo que consiguieron en Sudáfrica?

-Comparando cómo fuimos a los Copa América del 2007 y cómo vamos ahora, vamos con las cosas mucho más definidas y un piso mucho más alto. Y acepto que puede ser una ventaja. El creer que haber hecho una buena actuación en un torneo, por más que sea el Mundial, ya nos da un favoritismo para jugar una Copa América o nos obliga a elevar las metas mínimas, sería salirse de lo que ha sido la manera de ser de este grupo. En las últimas cuatro copas Uruguay llegó a semifinales. Esa debe ser la meta mínima. Y después llegar a la final.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪