viernes, 10 de diciembre de 2010

Una experiencia inolvidable

Veo el calendario y no lo puedo creer. ¡Pobre el fotógrafo! No saben todo el tiempo que le llevó hacer las fotos. "Vení, ponete acá, posá así, levantá el brazo, bajá la pierna", sus pedidos eran complicados, más para un cuerpo como el mío que no entendía nada de lo que pasaba. No estaba acostumbrado a tantas poses, pero fue una experiencia inolvidable, enriquecedora, que me permitió, además, incursionar en el tema del modelaje. Algo que nunca imaginé podría llegar a hacer. Eso fue un punto a favor.

Claro, también me llevé unas cuantas puteadas ¿no? pero era entendible. No sabía cómo ponerme y la verdad, costó bastante esfuerzo. Pero salió y eso es lo más importante. Supongo que a mis compañeros les debe haber pasado lo mismo. No es nada fácil, pero todo se hizo con buena onda y mucha voluntad.

Parte de lo que se recaude lo vamos a volcar a la Fundación Celeste. Ese es objetivo de los futbolistas. Intentar, aunque más no sea con nuestro granito de arena, generar algunas sonrisas en los niños que hoy no pueden tener una infancia como todos quisiéramos.

Quizás no sea suficiente, quizás no lleguemos a todos los que quisiéramos llegar, pero el esfuerzo siempre valdrá la pena.

Ojalá este sea el puntapié inicial que genere otras iniciativas. En una de esas, sale otro calendario y me anoto de nuevo. Que sean once más y yo... once lindos y un feo, no estaría mal.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪