domingo, 19 de diciembre de 2010

Una obra de ingeniería

"Lo único que falta en este momento son dos jugadores más que están en la lista de convocados, que son Polenta, que debe venir de Italia, y Cabrera, de España. Dentro de lo que es nuestra estrategia de preparación para el Sudamericano, estamos muy bien; atravesando la etapas que hemos planificado".

Como estado de situación, exactamente un mes antes del debut de la selección Sub 20 en el Sudamericano de Perú, que será ante Argentina, y en el marco del grupo "A" que también integran Chile, Venezuela y el locatario, está bien; es preciso, puntual, claro.

"Estamos trabajando con un 4-2-3-1 básico y también con la variante del 4-3-3. Ambos sistemas tienen una transformación permanente dentro del juego, a veces el 4-2-3-1 es 4-4-2, o puede ser 4-4-1-1. Que sea un 4-2-3-1, un 4-3-3 o un 4-4-1-1 depende un poco del trabajo de los extremos en cuanto a la labor defensiva y a los jugadores que pongamos en esa posición; como también de lo que pase en la cancha. Lo importante es tener trabajadas todas las variantes".

Como definición sobre la figura táctica con la que jugará el equipo, es propia de un entrenador estudioso, esquemático, como Juan Verzeri, que también es ingeniero de sistemas; aunque aquí no haya que hablar de un software, sino del funcionamiento del cuadro adentro de la cancha.

"Es un equipo que va a apostar muchísimo a lo colectivo, que tiene un funcionamiento que pensamos va a tener el automatismo necesario para poder realizar las dos fases fundamentales del juego; un equipo que se destaque por ser agresivo para recuperar la pelota, por presionar, por no dejar jugar al rival, y un equipo que tenga buenas variantes atacantes. Tenemos jugadores de mucho potencial; si bien algunos aún no están consolidados en Primera División, después del Sudamericano habrá varios que van a estar jugando en el primer nivel del fútbol uruguayo".

Como declaración de principios en torno a la identidad de la selección que, en distintas fases y con tipos de trabajo, Verzeri viene preparando desde abril pasado, el pronunciamiento es de fácil consumo para la gente; y eso es importante.

Al fin y al cabo, TV mediante, en 30 días, a nivel popular se empezarán a manejar nombres de botijas casi desconocidos con una familiaridad emparentada con la que seis meses atrás se hizo con los celestes de Sudáfrica: "Estar dentro de un nuevo proceso del cuerpo técnico del maestro es un valor agregado tremendo, no sólo para el trabajo diario, de poder contar con ellos como elemento de consulta y referencia, porque ellos participan de los entrenamientos, sino por lo que significa para los jugadores estar cerca del cuerpo técnico que condujo a Uruguay en un Mundial que nos hizo vivir algo maravilloso, extraordinario".

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪