martes, 4 de enero de 2011

Les puso el sello de aprobado

Ser elegido como el mejor entrenador del continente tiene un mérito superlativo. Algo similar ocurre con ser un joven de veinte años que atrae las miradas del fútbol más poderoso de Sudamérica. Sin embargo, hay pocos privilegios como recibir el visto bueno del capitán celeste.

En su último día en Uruguay, donde pasó las fiestas aprovechando la pausa en el fútbol europeo, Diego Lugano habló con Ovación de algunas de las noticias con las que inició este 2011.

En primer lugar estuvo el flamante premio que obtuvo Óscar Washington Tabárez, votado como Mejor Técnico de América en la Encuesta de El País.

"Evidentemente la conducción de Tabárez le ha dado un giro a la identidad futbolística de la selección y también a la mentalidad de la gente con respecto al equipo", comentó Lugano en relación al premio que el maestro ganó como Mejor Técnico de América.

"Creo que eso es lo más importante que ha conseguido Tabárez, porque de repente ganar uno o dos partidos es consecuencia de un golazo de Forlán o de una inspiración de Cavani, pero todo el trabajo que hay detrás, todo lo que la gente ha valorado, no es casualidad", analizó.

Un poco más preocupado lo dejó la suspensión del partido con Egipto, programado para el 9 de febrero, y los problemas, lógicos, que la AUF está enfrentando para conseguir una alternativa.

"Lo ideal es lograr cantidad y calidad (en los amistosos)", opinó. "Es difícil, pero es el momento en el que todos tenemos que empujar para que Uruguay consiga esa clase de partidos, para seguir insertándonos en el fútbol de nivel, porque solamente con un Mundial no alcanza", señaló.

"Los dirigentes lo tienen más que claro y hay que seguir trabajando en eso. No creo que en dos meses consigan un partido importante porque las selecciones de nivel tienen su calendario preparado mucho tiempo antes", analizó.

Firme en europa. Los rumores de un posible traspaso de Lugano florecen en cada periodo de pases, aunque las versiones más importantes estas semanas no lo vinculan con otro club europeo, sino con Fluminense, campeón del Brasilerao 2010.

"En realidad hace varios años que se viene nombrando Fluminense porque el técnico que está allí me dirigió en San Pablo, Muricy Ramalho", señaló el celeste. "En Brasil, desde que me fui, siempre ha estado sonando mi nombre en varios equipos, lo que es un orgullo tremendo porque es un fútbol muy competitivo y que hoy está muy fuerte y puede traer prácticamente a los jugadores que quiere, pero creo que todavía no es el momento de volver", puntualizó.

"No hay que quemar etapas", comentó. "Hay que seguir en Europa porque estamos contentos allí. Tengo tres años más de contrato (con Fenerbahce) y yo soy de cumplir todas las etapas", enfatizó.

"Luganito". Un zaguero con posible futuro de Brasilerao es Sebastián Coates, a quien Lugano recomendó a su ex club, San Pablo, que es, junto a Gremio, uno de los aspirantes a su fichaje.

"Tengo un diálogo permanente con la gente de San Pablo y hace mucho que les menciono jugadores uruguayos. Lo de Coates no es nuevo, viene de un año y medio o dos atrás", aclaró.

El capitán elogió al tricolor al que considera un jugador "con un potencial muy grande para hacer la historia que tuve yo y, seguramente, mejorarla".

"Ojalá que se le dé, porque es un pibe que apareció con una fuerza bárbara, con una humildad y una manera de trabajar muy buena. En el poco tiempo que llevamos en la selección me impresionó, por eso, le deseo lo mejor", comentó.

Eso sí, supo aclarar, que el apodo de "Luganito" es cien por ciento brasileño. "Son así ellos", dijo entre risas. "Hubiese sido mejor que le dijeran `Rochita`, pero fui el último en pasar por ahí".

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪