viernes, 11 de febrero de 2011

Entre lágrimas y abrazos

Fue un día muy especial. Tanto que el miércoles 9 de febrero de 2011 será recordado como el día en que Uruguay consiguió la clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres, luego de 84 años de no estar presente, gracias al gol de Matías Vecino y la gran actuación del equipo frente a Argentina.

Fue el día del "quiebre". O mejor dicho, el día en que se rompió el maleficio. Porque, habiendo clasificado en dos oportunidades anteriores, igualmente no concurrimos. Pero ahora ya apuntamos a Londres. Allá vamos.

"Nunca le había podido sacar un punto a Argentina. Hasta hoy me había comido la comida con ellos. Pero valió la pena. Nos dimos el lujo de ganarles y dejarlos prácticamente fuera de los Juegos Olímpicos". Hasta ayer el capitán celeste, Diego Polenta, no había siquiera conseguido un empate en los partidos que había jugado contra los albicelestes. Basta recordar que Diego los enfrentó desde la Sub-15, luego fue Sub-17 y ahora en Sub-20. Es cierto aquello que dice que "el fútbol siempre da revancha".

NUNCA ME PASÓ ALGO ASÍ

"Felizmente le salieron las cosas y es el premio al esfuerzo que ha hecho este equipo desde el comienzo de este proceso. Soñé con este partido y recé toda la noche. Pedí ganarle a Argentina", dijo el golero celeste.

El josefino recordó "a la familia, a la gente que siempre confió en nosotros, diciéndonos que se podía. Por eso quiero dedicarles esta clasificación a mi familia, a mi novia, a todos los que confiaron en nosotros y siempre nos dieron para adelante. Nunca me había pasado algo así. Estoy agradecido a mis compañeros por poder vivir esto tan especial. Estamos clasificados al Mundial y a las Olimpíadas".

Es que Salvador vivió una situación similar a la de Polenta. Fue titular cuando Argentina nos ganó en Sub-15 y con ello Brasil fue campeón. En el Sub-17, definiendo la serie, volvió a perder. En la serie de este Sub-20 de Perú, en la hora nos ganaron. Pero el miércoles lo recordará toda su vida. Le ganaron a Argentina y jugando un gran partido. Y como si fuera poco, clasificando a los Juegos Olímpicos de Londres.

ESTO ES MARAVILLOSO

Su gol y su nombre quedarán en la historia del fútbol uruguayo. Fue el encargado de anotar el gol que le dio la clasificación a Uruguay para los Juegos de Londres 2012.

Fueron 84 años de ausencia. Y Matías Vecino fue el encargado de sacar el pasaje celeste y desatar la alegría de todo un país.

"Estoy loco de la vida. Cuando hice el gol no sabía para dónde correr. ¿Cómo fue el gol? No sé. No me acuerdo. Sé que la pelota entró", recuerda una y otra vez Matías. Vive un momento muy especial. Es que su gol lo fue.

Iban 65´ de juego. La jugada comenzó cuando la paró con el pecho, la cedió atrás y la metieron en el corazón del área albiceleste. Matías vio que Andrada salía abajo, jugándose todo, y la tocó suave por arriba.

ME SENTÍA REALIZADO

"Este fue mi primer partido con la selección y con el solo hecho de jugar me sentía realizado. Era lo más maravilloso que me había sucedido. Pero la cosa no terminó ahí, porque pude hacer el gol que me dejará en la historia.

Es difícil explicar lo que se siente. Lo que estoy experimentando, viviendo. Es maravilloso... Pero queremos más, vamos a buscar el título, también", concluyó Vecino.

Últimas Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪