sábado, 16 de abril de 2011

El maestro sabe que tiene más alumnos

Sin prisa, pero sin pausas, sería una de las frases de cabecera que bien podría indicar el camino de la selección uruguaya en la entrada del Complejo Celeste de Alto Rendimiento.

Es que ahí, en el "búnker" general de todas las selecciones nacionales, trabajan los cuerpos técnicos que encabeza y orienta el maestro Óscar Washington Tabárez.

¿Cuántas charlas habrá tenido Tabárez con Juan Verzeri? ¿Y con Fabián Coito? Seguramente, las mismas que mantuvo con Alejandro Garay, el actual técnico de la selección Sub 15 que se prepara para encarar el Sudamericano de la categoría en nuestro país.

El proceso de selección marcha sobre rieles. De hecho, todas lograron clasificar a los mundiales de sus categorías y han marcado un rumbo cierto en los juveniles.

La celeste mantiene una línea deportiva y también una línea de conducta fuera y dentro del campo de juego.

Ya no se ven actitudes de "matones" dentro del campo de juego, y las tarjetas rojas surgen por doble amonestación. No hay insultos, malas caras, gestos obscenos. Todo forma parte de un cambio, de un proceso que se intenta mantener desde los mayores hasta los más chicos.

Pues bien, en ese mismo proceso ya se están sucediendo los saltos generacionales.

Prueba de ello, fue la reserva del juvenil Diego Polenta para los encuentros amistosos que Uruguay jugó ante Estonia e Irlanda el mes anterior. Finalmente su convocatoria no se dio, pero es un hecho que el hoy jugador del Bologna haga su debut en la selección mayor. Será el primero en llegar a la cima después de haber cumplido el proceso Tabárez.

Pero no será el único. Antes ya se había dado con la citación de Nicolás Lodeiro, por ejemplo, un futbolista que también recorrió las diferentes selecciones de Uruguay.

Otro ejemplo claro es el de Abel Hernández, compañero generacional de Lodeiro, hoy también integrando la selección mayor de Uruguay.

Pero ¿qué pasa con los futbolistas del medio? ¿Tienen chance de pelear por un lugar en la celeste o sólo hay que emigrar para poder integrar la selección?

Tabárez dio muestras claras que sí, que se puede ganar un lugar en el seleccionado si el rendimiento local así lo amerita. Y hay ejemplos muy claros: Egidio Arévalo Ríos, Martín Silva y Álvaro Fernández ingresaron en la lista de Uruguay que disputó el último Mundial de Sudáfrica 2010.

También estuvieron en este proceso de selección Rodrigo Muñoz, Sebastián Coates, Diego De Souza y Miguel Amado, nombres que fueron incluidos en el seleccionado mayor bajo la atenta mirada de Tabárez.

Hoy, a dos meses del inicio de la Copa América hay varios nombres en danza que bien podrían tener un lugar en la selección mayor.

Claro, juego mediante, hay futbolistas como para ilusionarse, porque en su gran mayoría ya fueron parte del proceso de selección.

Hoy, por sus rendimientos tanto en el plano local como internacional, han hecho méritos suficientes como para que el maestro sume más alumnos a las aulas del Complejo Celeste.

Es lo bueno que tiene el proyecto de selección. Desde la cima de la pirámide hasta su base, están guardados todos los datos de aquellos futbolistas que alguna vez pasaron por las diferentes selecciones.

Los nombres están ahí, en boca de todos, e integraron de alguna manera u otra, el proceso que se inició con el maestro Tabárez.

Edinson Cavani y Luis Suárez, iniciaron el camino. De los juveniles a la mayor sin sentir el cambio. Nicolás Lodeiro y Abel Hernández, siguieron sus pasos y mañana, quizás, lo continúe Diego Polenta, el capitán de la Sub 20 que jugó el pasado Sudamericano de Perú.

La celeste los espera con los brazos abiertos. Tabárez y sus colaboradores siguen sacando apuntes, observando rendimientos y evaluando actuaciones. Quieren más alumnos.

Señanel

D. Polenta
La reserva de Diego Polenta previo a los amistosos Fifa de marzo fue el primer indicio. El juvenil hizo toda la escalera en el proceso.

"Flaco"
La citación de Álvaro Fernández fue una excepción a la regla. Cuando lo citó a la selección jamás había integrado el proceso. Anduvo bien, y se ganó un lugar.

R. Muñoz: Ya fue citado por Tabárez. Es un arquero con experiencia y rendimiento.
C. Valdez: Fue parte del proceso de selección. Hoy recuperó su gran nivel.
S. Coates: Es otro de los jugadores que nació en las selecciones juveniles.
R. Herrera: El violeta es otro de los nacidos en la "era Tabárez" de selección.
F. Píriz: Fue un estandarte en las juveniles. Hoy es pilar en el medio de Nacional.
Urretaviscaya: Figura en la Sub 20 de 2009. Aquí recuperó su rendimiento.
S. García: Un goleador de raza. También lo fue en las juveniles de Uruguay.
A. Luna: Clave en la Sub 20 de Perú. Es una de las caras nuevas del proceso.
C. Mayada: Ya mostró sus condiciones en la celeste. Es el futuro en Danubio.
M. Vecino: Un jugador de clase en la Sub 20. Se hace un lugar en Central.

Ni el proyecto de Bielsa dio sus frutos en el fútbol chileno

Si hay algo que llena de orgullo a Sebastián Bauzá es la envidia que despierta la realidad del fútbol uruguayo entre sus pares asociacionistas. En cada encuentro de la Confederación Sudamercicana de Fútbol, los dirigentes de los demás países del continente le preguntan qué es lo que tienen que hacer para lograr lo que está logrando el fútbol uruguayo en todas sus selecciones: clasificar a los mundiales de sus categorías. "Trabajo y un proyecto serio", contesta con una sonrisa en su boca el titular de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

El único que acompasa los pasos de Uruguay es Brasil, un fútbol que siempre (o casi siempre) está un escalón más arriba que el resto en organización, en cantidad y calidad de jugadores.

Ni siquiera el proyecto que intentó imponer Harold Mayne Nicholls en la selección chilena dio sus frutos. La apuesta grande fue para la mayor. Firmó un contrato millonario en dólares con Marcelo Bielsa pero descuidó el resto de las selecciones. Chile no logró clasificar a los mundiales de las juveniles y fue una frustración grande para un fútbol fuerte y con dinero.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪