martes, 31 de mayo de 2011

"Vamos muy confiados a la Copa, pero con calma"

Maximiliano Pereira estaba junto a la delegación celeste esperando el vuelo que los llevaría de Franckfurt a Madrid, para luego emprender el regreso a Montevideo. El "Mono" es uno de los futbolistas que llegará esta mañana a Carrasco junto al cuerpo técnico. Y él sí que tiene motivos para estar lo antes posible en Uruguay. Su esposa viajó antes junto a Belén de casi dos años. Es que la pareja espera gemelos, dos varones, y "Maxi" quiere estar el mayor tiempo junto a ella. Sobre todo porque si a Uruguay le va bien en la Copa América no podrá estar presente en el nacimiento. "Tenemos fecha para mediados de julio, vamos a andar un poco complicados con los tiempos. Pero bueno, espero estar en Argentina. Igual ella va a estar muy acompañada por su familia", dijo el volante de buena actuación frente a Alemania.

"Creo que el amistoso fue muy positivo, sobre todo porque siempre es importante enfrentarse a selecciones de primer nivel. Fue un partido lindo. Arrancamos bien, los primeros 15 minutos salimos a jugarles de igual a igual, pero luego esos dos goles nos sorprendieron. Ese fue el peor momento. Pero el segundo tiempo ya fue totalmente diferente. Conseguir el descuento enseguida fue clave. Nos fuimos encima y tuvimos varias chances. Estuvimos cerca de empatar", analizó.

MEJORAR. "Pero siempre hay cosas para corregir. Sabíamos que si cometíamos errores, Alemania no nos iba a perdonar. Y fue lo que sucedió. Son detalles que hay que mejorar. Pero me quedé conforme porque se hizo un partido de igual a igual ante una de las mejores selecciones del mundo. Medirse ante este tipo de rivales siempre es muy bueno, sobre todo pensando en lo que viene", dijo Pereira, mientras se cambiaba de lugar para librarse las bromas del "Loco" Abreu, otro de los que regresa directamente a Uruguay.

Luego ahondó en los aspectos a mejorar. "Son selecciones que presionan muy bien en bloque y a veces uno quiere hacer un pase que en nuestros equipos o a nivel sudamericano lo hacés sin problema y hasta te dejan darte vuelta, ante un rival como Alemania no se puede. Tenemos que mejorar esas cosas, saber en que momento darle la pelota a los compañeros, para no perderla porque ellos salen de contragolpe con mucha gente".

Pereira aseguró, a su vez, que enfrentar a la selección germana no significó una revancha. "Me gustaría volver a enfrentarlos en otra situación, ojalá que en otro Mundial, y ganarles. Pero esto era un amistoso. Y lo tomamos más que nada como preparación para la Copa América, para mejorar algunas cosas".

URUGUAYOS. El ex volante de Defensor Sporting se refirió también al apoyo que tuvieron de los uruguayos que viven en Alemania. "Sentimos su aliento desde atrás del arco, donde estaban ubicados. Y después del partido fueron a esperarnos al lado del ómnibus y estuvimos un rato con ellos. Sabemos que muchos de ellos hicieron un esfuerzo porque venían de otros lugares de Alemania, de bastante lejos. Son cosas que hay que valorar".

Luego, el "Mono" puso proa a la Copa América. "Creo que hay que dejar el Mundial atrás, este es otro torneo, otra competencia. Tenemos que ir con la cabecita puesta en que se puede, pero con mucha humildad. Sabiendo que si estamos todos juntos, como en Sudáfrica, se pueden lograr cosas importantes. Vamos muy confiados, compartiendo la ilusión que tiene la gente, pero a la vez debemos estar tranquilos. Tenemos que saber manejar lo de la gente, porque la Copa América hay que jugarla. Sabemos que se puede porque este grupo ya lo ha demostrado, pero a la vez tenemos que mantener la calma y meternos de lleno en la preparación. La cabeza juega un papel muy importante y hay que saber manejarlo".

Intenso. Pereira cree que el grupo de Uruguay es muy complicado por eso piensa que "no hay que regalar nada. El primer partido es tan importante como el último". Piensa que Argentina también es candidato, pero no necesariamente por su condición de local. "Siempre es candidato, igual que Brasil. Pero partidos son partidos de once contra once. Los de afuera no juegan".

Pereira, como la mayoría de los jugadores que militan en equipos europeos llega muy cansado, pero asegura que eso desaparece al ponerse la Celeste. "Fue un año bastante exigente. Jugamos las semifinales de la UEFA y en Portugal llegamos a las finales de los torneos. Estuvimos varios meses jugando cada tres días. Pero es lindo estar en todas las competencias, no nos podemos quejar. Estoy cansado pero sé que cuando llego a la selección todo eso queda de lado. Además, llevamos años en Europa y estamos acostumbrados".

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪