viernes, 24 de junio de 2011

Día inolvidable para Rivera

Cambio de planes anunció el maestro Tabárez a su grupo de colaboradores y futbolistas ayer por la mañana. Le habían notificado que el aeropuerto de Rivera estaba cerrado y que no abriría por problemas climáticos hasta después del mediodía.

¿Qué pasó? Que la selección permaneció en el Complejo Celeste sin apuros ni aprontes. Se decidió almorzar allí y después de un breve descanso, se partió hacia el aeropuerto internacional de Carrasco. El vuelo de BQB más los tres taxis aéreos que completaron la delegación partieron hacia la capital riverense a las 15.15 y a las 16:00 horas.

Ya en Rivera, un ómnibus aguardó al plantel para trasladarlo al Hotel Portal, en Livramento, en la línea divisoria de la frontera uruguayo-brasileña. Y al llegar, la locura. El tránsito se hizo lento, a paso de hombre, con miles de hinchas apostados a la vereda del camino.

Grandes, jóvenes y niños embanderados, aplaudieron y gritaron a más no poder. Puestos de banderas, camisetas, gorros y bufandas se extendieron por la avenida Sarandí, la principal arteria riverense. La llegada al hotel fue infernal. La brigada militar brasileña fue la encargada de custodiar a los uruguayos, vaya ironía del destino y la frontera.

Policía montada, motos y patrullas cercaron los alrededores del hotel, pero todo esfuerzo fue en vano. El círculo se fue cerrando cada vez más y los hinchas terminaron acorralando a los policías contra la puerta del hotel que albergó a Uruguay.

Adentro, apenas hubo tiempo para una merienda. Luego, la charla técnica de Tabárez con una sorpresa: Nicolás Lodeiro titular. Qué mejor aliento para el Nico. Qué mejor apoyo, para el chiquilín que perdió a su padre. Con el grupo de su lado, con el espaldarazo de los más grandes, el Nico salió fortalecido.

Tras la charla, otra vez a la calle. A la locura, a esa fiebre celeste que recorre el país de punta a punta. Todos esperando la aparición de las figuras. Una vez más, los gritos, la histeria, la pasión contagiosa hasta para los desprevenidos ciudadanos de Livramento que no se habían dado cuenta de lo que sucedía.

La salida hacia el estadio Atilio Paiva Olivera fue, otra vez, a paso de hombre. Un trayecto que se hace en 10`, terminó insumiendo media hora. Todos en la calle con la Celeste.

Después, en los alrededores del estadio, y en el propio Atilio Paiva Olivera continuó la gran fiesta. Hasta sonó por la red de altavoces el "Uruguay... te queremos ver campeón", además de Jaime Roos y No Te Va Gustar... todos temas cantados por las 20 mil personas que llegaron al escenario riverense.

Mucho amor celeste

En las malas: La gente apoyó a Nicolás Lodeiro quien atraviesa un duro momento luego de la sorpresiva muerte de su padre, Alfonso. El plantel entero lo abrazó tras su gol y el estadio se vino abajo con aplausos.

En las buenas: A mediados del segundo tiempo llegó el pedido: "Queremos al `Loco`". Otra muestra de la química que tiene Abreu con los hinchas.

Se fueron volando

Apuro: El partido terminó y los futbolistas corrieron hacia el aeropuerto para volar a Montevideo. Es que el vuelo de regreso partía 22.30 y no había posibilidad de retraso. Como quien dice, un verdadero viaje relámpago de la selección que así se despidió de su gente antes de la Copa América 2011.

El miércoles se conoce

Lista: Va a ser día de ñoquis en el Complejo Celeste pero también de decisiones, porque el miércoles 29 de junio, el maestro Tabárez dará a conocer la lista de buena fe que presentará la AUF ante la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Plazo: En principio, la CSF había propuesto el día 27 como plazo máximo para las listas pero ahora se estiró 48 horas más.

Godín: El maestro aprovechará al máximo dicha posibilidad ya que evaluará a aquellos jugadores que están saliendo de lesiones como Diego Godín.

Ovación digital

1 comentario:

  1. Corección: 29500 personas fueron a ver el partido de la celeste en Rivera.

    ResponderEliminar

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪