viernes, 24 de junio de 2011

Una clase redonda

Imaginemos un aula y un maestro al frente, con impecable túnica blanca. "A ver... Hoy vamos a repasar el tema que tocamos un tiempo atrás: Estonia. "¿Quién estudió?", pregunta el docente. Y ahí tímidamente, algunos alumnos se animan y levantan la mano "Yooo...", dice Martín Cáceres. "Cuando Diego tire los córners pico al primer palo", dice. "Muy bien", responde el maestro. Así fue como empezó a ganar el partido Uruguay frente a Estonia. Apenas 12 minutos de juego, dominio en la cancha y 1 a 0.

"Y, maestro... yoooo" pide la palabra Nico Lodeiro, uno de los más jóvenes. "Hay que mover la pelota, tocar de primera, tratar de juntarme con Forlán y habilitar con pases largos a Suárez y Cavani", dice ante la atenta mirada de sus compañeros. Y se dio. Porque el Nico captó lo que le pidió el maestro y lo llevó a cabo muy bien en esos primeros 45. Le faltó el gol. Tuvo un mano a mano que se le fue por arriba del horizontal y un cabezazo, tras rebote, en el caño cuando se moría el primer tiempo.

El maestro le da la palabra a otro alumno. "A ver Diego...". Allí Forlán demuestra que estudió a Estonia. "Hay que tirarse unos metros atrás, llevar la pelota jugada por derecha o por izquierda", dice. Y el maestro asiente. Esa etapa inicial fue toda de Uruguay.

Después del recreo, el maestro siguió preguntando por Estonia "Hay que ser fuertes en el fondo", dijo Lugano, y veloces agregó Victorino. "Las jugadas de pelota quieta son fundamentales", tiró Cavani. Y así fue como se repitió lo del primer gol. Córner de Forlán, pelota al área, y el tanto en propia valla del zaguero rival.

Ese 2 a 0 daba por terminada la clase, sin embargo quedaban unos minutos más para que Nico Lodeiro hiciera el tercero a los 26, tras pase de Forlán, y estallara en un mar de emociones, recordando a su padre con grito de gol desde el cielo. También quedaban minutos para el debut tan esperado de Sebastián Coates y para que tuvieran lucimiento, Gargano, el Tata González, Abel Hernández, Seba Eguren y hasta el más pícaro de todos, el Loco Abreu pedido a gritos por la gente. Fue una clase redonda, con buena nota para todos antes del duro examen de la Copa América.

La cifra

1 estreno tuvo la selección uruguaya: el debut oficial de Sebastián Coates con la mayor.

La estrella

N. Lodeiro
Armó el fútbol de Uruguay y se juntó muy bien con Forlán. Hizo un gol.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪