sábado, 16 de julio de 2011

Los secretos de la familia celeste

Hay cosas que el paso de los años no puede cambiar. Diego Forlán y Diego Lugano llevan siete años compartiendo la misma habitación en la selección. Y sus propios compañeros dicen que la pieza es la luna y el sol. Está dividida en dos. Por un lado Forlán con su prolijidad a cuestas y por otro Lugano con sus costumbres.

Una cosa es Lugano y otra cosa es Forlán. Duermen juntos, pero está dividida. Lugano tradicional a su costumbre donde el desorden es su orden. Y Forlán, soltero, acostumbrado a otra cosa, todo prolijito, la ropa dobladita, todo tendido, perfumadito como debe ser. Entonces esa habitación se divide en dos. Pero los polos opuestos se juntan en algún punto y por algo llevan tantos años juntos”, reveló el Loco Abreu a El Observador para meternos en las historias que no se conocen. Esas que hacen a una selección y a un grupo. Las horas de convivencia.

Acá hay historias de amigos e incluso de familiares. Es que son tantos años, son tantas las charlas, las horas de felicidad y de amargura que se viven que se va forjando una amistad.
El Loco Abreu, acaso el más indicado para revelar datos de la intimidad del grupo, sentenció a unos de sus parientes. “Los fanáticos de los celulares son el Cebollita y Luis Suárez. Pero tenemos la otra versión, el Tata González, que es lo opuesto, la versión más lejana de celular. Y aparte otra cosa, lo voy a mandar en cana, ¡es un ratón! Está jugando en la Lazio y está con tarjeta de crédito y se quedó sin crédito y me utiliza el teléfono. Lo metí en la familia y me gasta la plata”, dijo el Loco a las risas.

Claro que Abreu no queda al margen de esta lista. Dicen que es el más chapado a la antigua. No juega al truco, no juega al futbolito, no juega al Play Station. Es del mate y la música folcklórica cuando se levanta.
Con tantas horas compartidas se viven bromas todo el día. Como la que le hizo Abreu a Forlán santiguándolo como el manosanta para romper la mufa con el gol. O el gesto de los mayores con el Flaco Coates cuando le tocó debutar. “Me vinieron a hablar, me dijeron que me tenían confianza que me respaldaban. Y eso te ayuda. No es lo mismo escuchar el himno en la sub 20 que acá. Se te eriza la piel”, reveló Coates a El Observador.

Los ratos libres se dedican a todo tipo de pasatiempos pero los predilectos son las charlas de sobremesa luego de comer y las horas de mate. El mate… ¡qué tema en el plantel!

Los mejores cebadores le dan palo a Scotti porque nunca lleva el mate. “Ahora que le regalaron el mate celeste trajo todo, sino nos utiliza a todos de Ansina para que le cebemos”, dijo un integrante del grupo. Y agregaron que el peor es Martín Cáceres: “Le pone voluntad pero lo lava. Palito (Pereira) igual, lo agarra pero lo larga enseguida”.

A la hora de dormir y comer la mayoría mandó “preso” al Tata González. Dicen que Abreu se queja cuando arma una reunión familiar porque tiene que comprar más comida.

Vayamos a los gustos. El fanático de la ropa es Edinson Cavani y el que compra perfumes Cebolla Rodríguez. “El Edi vive en Italia, que querés, se viene con las mejores pilchas. Aparte tiene fachita. Anda bien para esa”, dijo el Loco Abreu. Y agregó sobre los perfumes del Cebolla: “Cebollita dos por tres lo siento con aromas diferentes y cuando le preguntas no te quiere decir para que otro no tenga el mismo aroma. Es celoso”.

A la hora de hablar de autos todos quedaron deslumbrados con el de Martín Cáceres. El defensa apareció con un Mustang de colección color rojo. Y no saben lo que le pasó. Un día se pasó de velocidad y se le levantó el capó.

Y para el final no podían faltar las cábalas. Es que no hay plantel sin cábalas. Y ahí roba el Loco Abreu. Dicen que hace de todo. Pero lo más destacado es que juega con un rosario y el anillo de casado. Otro hecho que no se puede pasar por alto es que Abreu lleva la Virgen del Verdún a todos lados. “Pero no es cábala”, aclara. “Es para que nos proteja, para que nadie sufra lesiones graves y que nos cuide en los viajes”, aclaró.

Pero acaso la cábala más destacada es la que adoptó el grupo en el Mundial de Sudáfrica: entran a todos los vestuarios escuchando el Himno Nacional.

Observa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪