jueves, 7 de julio de 2011

Uruguay frustra a Brasil y es finalista

Uruguay fue oportuno y contundente, derrotó a su clásico rival Brasil por 3-0 y se clasificó para disputar la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA México 2011. Nunca antes la Celeste había alcanzado el partido decisivo de esta competencia. El encuentro se disputó en el Estadio Guadalajara de la ciudad homónima el jueves 7 de julio.

Cuando antes del minuto de juego los brasileños generaron el primer tiro de esquina, tras una buena acción colectiva, era improbable imaginar cómo iba a darse el partido entero. Sin embargo, Jonathan Cubero descolgó el centro, sacó de volea y el balón le cayó a Maximiliano Moreira, quien lo bajó con el pecho, le tiró un sombrero a su marcador y definió de zurda, cruzado y apenas afuera.

La jugada, dicho está, terminó siendo toda una síntesis de lo que vendría, ya que Brasil, a pesar de no contar con el suspendido Adryan, fue quien llevó las riendas del desarrollo, aunque Uruguay siempre resultó más incisivo en los metros finales. De hecho, la Canarinha empezó a arrimar peligro sobre el área charrúa a través de intentos como los de Wallace, Lucas Piazón Ademilson, pero ninguno tuvo la puntería necesaria.

Uruguay, en cambio, supo aprovechar al máximo su segunda incursión ofensiva: Moreira exigió a Charles desde larga distancia, pero el arquero dio un rebote largo que fue a pelear con Rodrigo Aguirre; el delantero llegó primero y recibió una falta de penal que Elbio Álvarez cambió por gol pese al manotazo del 1 brasileño (20’, 1-0).

Aguante y oportunismo
A pesar de la desventaja y la férrea defensa uruguaya, Brasil mantuvo la posesión del balón y el terreo, y casi logra el empate a través de un tiro libre de Wallace que devolvió el horizontal, un remate de Piazón bien controlado por Cubero, y un cabezazo desviado de Marlo Boca. Aún así, Uruguay bien pudo haber aumentado la ventaja a los 37’, pero Charles le ahogó un nuevo festejo a Álvarez arrojándose sobre su derecha.

Brasil acentuó su dominio en el arranque del complemento. En menos de 10 minutos generó tres situaciones claras en los pies de Ademilson, Léo y el ingresado Nathan, aunque Cubero, en la primera, y la falta de precisión, en las otras dos, le privaron de la igualdad. El 1 uruguayo volvió a mostrar seguridad a los 17’ y a los 24’, al contener con firmeza un remate franco de Emerson y un cabezazo desde corta distancia de Nathan.

Uruguay, a esta altura, se refugiaba en su campo pensando en alguna contra para el potente Aguirre, aunque Fabián Coito dispuso el ingreso de Guillermo Méndez con la idea de disputarle el balón a Brasil. Jamás pensó el entrenador, sin embargo, que una corajeada del 10 le permitiría a otro substituto, Juan San Martín, encontrar un balón perdido por la derecha y anotar el segundo con un gran disparo cruzado (72’, 2-0).

Brasil jamás bajó los brazos, pero nunca encontró la forma de poner a un futbolista suyo cara a cara con el seguro Cubero y terminó frustrado. Uruguay, en cambio, aprovechó sus momentos, fue efectivo y, sobre el final, el mismo Méndez estiró la ventaja (90’ +5’, 3-0). Así, vuelve a una final de una competencia FIFA juvenil masculina por primera vez desde la Copa Mundial Sub-20 Canadá 2007.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪