lunes, 3 de octubre de 2011

"Quiero jugar, pero probé y me dolió; está en mis manos"

La sanidad de Napoli anunció públicamente, que espera que Cavani no sea utilizado en el partido del viernes frente a Bolivia por las Eliminatorias. Sin embargo, el salteño aseguró que tiene las mejores intenciones y que quiere estar. Es más, quería jugar el partido que su equipo jugó frente a Inter en Italia, pero lo probaron y seguía dolorido. Reconoció que los rivales vendrán a jugarle a Uruguay de otra manera. "No estoy confiado, pero tengo muchas ganas de arrancar", dijo.

- ¿Cómo está su tobillo?

- Las intenciones que tengo son buenísimas, quiero jugar pero hay que ver. El domingo no pude jugar con mi equipo, pero vengo con mucho optimismo de poder estar frente a Bolivia.

- Piensa que llegará, ¿cómo se siente? ¿Le duele?

- La evolución ha sido muy buena, pero pensaba que iba a poder estar en el partido del sábado frente a Inter, probé y me dolió. Creo que con un semana más de trabajo y recuperación, podría llegar tranquilamente al partido del viernes. Ahora queda todo en mis manos más que nada porque tengo que seguir trabajando, y en las de la parte médica para ver si puedo mejorar.

-¿Cómo se siente en el comienzo de una nueva Eliminatoria?

- Bien, tranquilo. No confiado, pero sí con muchas ganas de arrancar. Sobre todo por lo que Uruguay ha demostrado y por lo que ha creado. Ahora empieza un tiro muy largo como son las Eliminatorias donde creo que Uruguay tiene que demostrar todo ese trabajo que ha hecho para consolidarse. Nuestro objetivo para estos años que tenemos por delante es conseguir la clasificación directa.

- ¿Cree que los rivales los ven de otra forma después de todo lo que consiguieron?

- Seguramente, porque Uruguay ha demostrado que todo el proceso que hizo sirvió, dio sus frutos. Se obtuvieron resultados muy importantes. Hemos sido reconocidos por todo el mundo. Todos piensan que somos una buena selección. Creo que hoy, en el momento de venir a jugar contra nosotros acá, cada selección va a venir a plantarse como si fuera a jugar una final.

-¿Y eso es bueno o malo para nosotros?

- Es bueno, porque por lo general Uruguay se complica cuando las cosas son fáciles. Cuando son difíciles aparecen las ganas y el carácter para poder revertir situaciones complicadas. Ya lo hemos demostrado y todos lo saben. En el proceso del maestro hemos tenido momentos complicados, pero este grupo está muy unido como para poder enfrentar lo que se viene.

- Usted siempre ha hecho mucho hincapié en la importancia del grupo.

-Sí, porque sé lo que es. Lo he comprobado adentro y afuera de la cancha. En la Copa América cuando me tocó estar en el banco de suplentes, pude, desde allí, ver las cosas de otra manera. Pude ver al grupo desde otro lugar y vi que está hecho de hombres de corazón. Y eso tiene mucho que ver con todo lo que conseguimos.

- ¿Y en Napoli como está?

-Bien, hacer goles siempre es muy importante para un jugador. Y los napolitanos nos demuestran a diario su cariño. No podemos pedir más.

- ¿Sigue soñando con ganar el Scudetto?

-Sí, claro. Luchar por el Scudetto es uno de mis sueños, pero en este momento sólo pienso en la selección. Es lo único que importa ahora.

"Nuestro objetivo para estos años es conseguir la clasificación directa".

Sin valijas, pero con fotos

Edinson Cavani regresó a Montevideo ayer a mediodía en compañía de su esposa Soledad y de su hijo Bautista. Su vuelo llegó a las 12: 10 horas, pero él no salió hasta una hora más tarde. Es que en una de las escalas que hizo su vuelo le habían perdido las valijas y reclamarlas le llevó un buen rato. "Se perdieron pero después de un viaje tan largo, uno tiene que pensar en estar con la familia y en la selección. Si las valijas quieren llegar que lleguen y si no después se verá lo que se hace", dijo el goleador al respecto.

Aunque salió por la sala VIP algunas personas lo vieron y se acercaron para pedirle si podían sacarse una foto. Él accedió gustoso. Mientras la mujer y el niño se colocaban a su lado, el esposo y encargado de sacar la foto le preguntó por su tobillo y le deseó buena suerte. Luego saludó a los maleteros y se fue.

Ovación digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪