martes, 25 de junio de 2013

Diego Lugano: "Podemos ganarles de nuevo"

Decir que la rivalidad entre Uruguay y Brasil es una de las más grandes en la historia del fútbol mundial no es ninguna novedad. Sin embargo, existen ciertos factores que la hacen única. Pese a la diferencia de tamaño y población, no se trata del clásico enfrentamiento entre un grande y un pequeño. Cuando ambos equipos se paran en una cancha lo hacen de igual a igual, tal como quedara demostrado en 1950 cuando los charrúas salieron victoriosos en el famoso Maracanazo.

El partido quedó grabado en la leyenda y se ha convertido en una inspiración para miles de futbolistas uruguayos, que han sabido perder el respeto a su poderoso rival a lo largo de los años. Ahora, estos vecinos y 'enemigos' volverán a compartir escenario, y en circunstancias parecidas a las de hace 63 años, en tierras amazónicas y en un torneo oficial. En aquél entonces, de la mano de su capitán Obdulio Varela, Uruguay hizo historia; hoy, el capitán de la Celeste actual, Diego Lugano, quiere escribir una nueva página, y así lo confiesa, en entrevista exclusiva para FIFA.com.

Diego, ¿cuáles son sus sensaciones antes del partido del miércoles en Belo Horizonte?
Lo estamos palpitando. Va a ser un partido tremendo, contra Brasil en su cancha, en un torneo donde están los mejores equipos del mundo. La verdad es que es un gran privilegio llevar a Uruguay de nuevo a estas instancias definitivas. Estamos muy contentos, y ahora tenemos que encarar esta semifinal con la responsabilidad de saber lo que significa históricamente y también la consciencia de entender que enfrentamos a un equipo que llega en gran momento. Brasil es Brasil, pero ojo que Uruguay también es Uruguay.

Es verdad que la Celeste suele indigestársele a la verde-amarela…
Creo que incluso va más allá. Evidentemente, en Sudamérica, Brasil y Argentina son los grandes, por calidad de jugadores e infraestructura pero, si vamos a títulos, de repente Uruguay tiene más Copas América que cualquiera de los dos y más títulos olímpicos que los brasileños. A pesar de que, evidentemente, somos un país más pequeño y tenemos que ganar cuatro veces para que a nuestros títulos se les dé la repercusión que se les da a los de ellos.

¿Y a qué atribuye estos buenos resultados en instancias definitivas ante sus vecinos?
Uruguay se siente bien en momentos así, en partidos tan enormes, porque históricamente ha sido un equipo que ha ganado mucho y en instancias grandes. Este partido lo tomamos como una gran oportunidad, ante un Brasil que evidentemente tiene todo a favor, pero así ha sido antes y los hemos derrotado. ¿Por qué no esta vez?

Al decir, “los hemos derrotado” se refiere al Maracanazo, ¿no es así? ¿Siente que, como Obdulio Varela en su momento, carga usted con la responsabilidad de sacar el carácter en el partido del miércoles?
No me puedo comparar a Varela, para nada. Eran otras épocas, otras circunstancias, otros reglamentos, otros hombres. No se juega lo mismo. Lo que sí es que son las dos camisetas, se juega de nuevo en Brasil y ojo que el Maracanazo no ha sido la única vez. También lo hemos hecho en Copa América, y ni ellos ni Argentina la han ganado nunca en Uruguay. Son datos estadísticos que van mucho más allá del 50 y que permiten que vayamos con la ambición máxima. Somos una generación de jugadores que ha hecho historia, queremos seguir dentro de esa línea.

Pese a ello, en Brasil se insiste con que Uruguay sólo ha ganado 1 de los últimos 10 encuentros ante el Scratch y no se impone como visitante desde 1992…
Perfecto, mejor que ellos se sientan favoritos y se crean favoritos. Es una linda ocasión para repetir los triunfos del pasado contra ellos, y los de este grupo de jugadores también.

¿Es a causa de esa rivalidad que la afición brasilera ha apoyado a los rivales de Uruguay durante esta Copa FIFA Confederaciones?
Es normal que, aun cuando nos enfrentemos a otros equipos, seamos tratados como visitantes. No es nada fuera de lo común. Si jugaran Brasil y Nigeria en Uruguay, igual la gente probablemente hincharía por los africanos, por ejemplo. Hay un pique deportivo importante.

Incluso usted recibió algunos insultos pese a su gran paso por la liga local donde lo ganó todo con Sao Paulo…
Y, bueno, es siempre lindo que te reconozcan, aunque sea para putearte. Es un reconocimiento. Si la gente te conoce tanto es porque lo que hiciste en el país dejó una marca.

Para terminar, situémonos en la cancha del Mineirao, el miércoles próximo, ¿cómo se imagina el partido?
De altísima intensidad, con dos equipos que evidentemente van a salir a jugarse todo, y que cuentan con jugadores muy desequilibrantes de media cancha hacia adelante. Va a ser un partido lindísimo de ver, muy parejo. Y desde ya lo estamos preparando y soñando de ganarles otra vez. Sería buenísimo para nuestro fútbol llegar a una final de Confederaciones. Hemos logrado mucho, pero no nos conformamos y queremos más.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪