viernes, 5 de julio de 2013

Nicolás López, a hincarle el diente a España

“Ya lo tenía en mente y lo había hablado con mis compañeros. Así que, en cuanto agarré la pelota, me dije: ‘la pico’. Estaba seguro y lo había probado ya en los entrenamientos. ¡Y por suerte salió!”. Así explica Nicolás López su penal a lo panenka, que dio la clasificación a cuartos a Uruguay ante una selección de Nigeria que, incluso jugando con 10, puso en serios aprietos a los charrúas. Y allí, en el minuto 84 de partido y con el 1-1 en el marcador, al cazagoles celeste se le ocurrió imitar a Sebastián ‘el loco’ Abreu. Al delantero siempre se le recordará por certificar la clasificación de Uruguay para las semifinales de Sudáfrica 2010 con un penal tan arriesgado como genial. Y Nicolás decidió seguir sus pasos.

Con éste son ya cuatro los goles marcados en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA por este delantero tan letal en el área como tímido y retraído ante los micrófonos. Arrastra las palabras, como buscando que el tiempo pase y la entrevista termine, pero aun así, saca fuerzas para explicarnos por qué los hinchas celestes le conocen como el ‘Diente López’. “Es por los dientes. De hecho, cuando debuté me llamaban ‘el conejo’”, confiesa. Ahora luce una ortodoncia, pero asegura que no lo hace para que le quiten el apodo. “Es que antes los dientes los tenía aún peor, todavía más para afuera”, explica.

A sus 19 años, la carrera del tímido artillero, desde hace dos años en las filas del Roma italiano, lleva una velocidad meteórica. “Fue algo rápido, no esperado. Debuté en primera con Nacional a los 17 años, y después de 6 meses ya me fui para el Roma”. Y allí espera triunfar, como lo han hecho Edinson Cavani en el Nápoles o Luis Suárez en el Liverpool, dos delanteros charrúas de primer nivel a los que nuestro protagonista no imita pero sí sigue con atención. “La están rompiendo. Los sigo con la selección y sus clubes. Son fortísimos y tienen algo diferente”.

Algo que también parece tener Nicolás. No es sólo calidad, puntería, o habilidad. Es esa cualidad que le hace estar siempre en el momento adecuado, en el lugar correcto, para mandar el balón a la red. “Yo desde chico, desde que arranqué con 4 años, juego de delantero y siempre me caractericé por mi facilidad para hacer gol. A veces goles bonitos… y otras, goles en los que me toca empujarla en la línea”.

El ejemplo de México
En Turquía 2013 los ha marcado de todas las clases, y confía en que su equipo siga adelante para ir por la Bota de Oro que distingue al máximo goleador del torneo. Eso sí, España no le va a poner las cosas fáciles. “Sabemos que los españoles juegan bien y tienen grandes jugadores, así que va a ser un partido muy lindo”, señala. Pero Uruguay estará ahí. Como siempre, por otra parte. “Somos un país muy chico, pero en el fútbol siempre estamos peleando y en los primeros lugares. Puede que tengamos menos condiciones que otros equipos europeos, pero la verdad que siempre, con un aporte de todos, salimos adelante”, explica Nicolás, intentando dar respuesta a ese fenómeno digno de estudio de un país tan pequeño pero con tantos futbolistas de primer nivel… y con tanta ambición.

“Nosotros sabemos lo que vinimos a buscar acá. Somos un grupo unido y fuerte y vinimos por cosas importantes. A pesar de que nos tocó empezar mal el campeonato, después supimos levantar y, por suerte, estamos en cuartos”. El delantero rememora su debut con derrota ante Croacia. Pero, claramente, Uruguay va de menos a más.

Nicolás cree que la clave ante España puede ser seguir la estela de lo que hizo México, que a punto estuvo de sorprender a la Rojita. “Pienso que, si hacemos un gol, como ellos, deberemos tratar de aguantar un poco, pero también atacar para ir por un segundo”.

Si marca, como siempre, la dedicatoria irá para su hijo Benjamín, de 9 meses, al que lleva grabado en las botas y no olvida en ningún momento. España deberá estar atenta, porque todo un hombre-gol, capaz de decidir un partido con un penal a lo panenka, estará deseando hincarles el diente.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪