viernes, 30 de agosto de 2013

Lodeiro: "Somos fuertes en situaciones difíciles"

Vitinho llevaba el balón por la izquierda, y ensayó un pase hacia el centro. Un par de desvíos más tarde, el esférico cayó junto al pie izquierdo de Nicolás Lodeiro. El uruguayo no tenía tiempo de controlarlo, y la distancia tampoco le permitía chutar con fuerza. La solución fue realizar un disparo colocado, con gran efecto. “No disponía de mucho margen. Victor es un gran arquero. Yo tenía que conseguir que el balón pasase lo más lejos posible de él, y me quedó perfecto para hacerlo”. La ejecución resultó impecable, y el siguiente movimiento de Lodeiro fue para celebrar su primer gol en el Maracaná.

Aquel partido entre su equipo, el Botafogo, y el Atlético Mineiro correspondía a la Copa de Brasil, pero el muchacho, de 24 años y que disputaba su cuarto encuentro como local, conocía la historia del estadio. Desde pequeño, Lodeiro había oído relatos del Maracanazo. Y fue allí, en aquella misma portería, donde Alcides Ghiggia marcó en 1950 el tanto que dio a Uruguay el título de la Copa Mundial de la FIFA™, haciendo callar a 200.000 brasileños.

El próximo reto que aguarda a Lodeiro y a la selección uruguaya es obtener la clasificación para la cita mundialista de Brasil 2014. El camino, que al principio parecía relativamente asequible para los campeones de Sudamérica, ha acabado mostrándose repleto de obstáculos. La Celeste ocupa hoy la quinta posición en la competición preliminar de la Zona Sudamericana, y su situación podría ser peor de no haber logrado un trabajado 0-1 sobre Venezuela en la última jornada. Ahora afronta otro duelo decisivo frente a Perú, que tiene dos puntos menos, el 6 de septiembre en Lima. Y Lodeiro está convencido de la preparación de los suyos.

De estoy y mucho más conversó en exclusiva con FIFA.com.

¿Es hora de salir de una vez de esta posición incómoda en la tabla?
Es un nuevo partido decisivo, otra final más, como nosotros llamamos a este tipo de encuentros, contra rivales directos, que están luchando por la clasificación. Nuestro equipo ya sabe jugar este tipo de partidos. El de Venezuela fue muy difícil, y nos sirvió para adquirir confianza. Afrontaremos este partido como una final, para demostrar que Uruguay es muy fuerte en situaciones difíciles.

¿Esa confianza también fue la clave del buen desempeño en la Copa FIFA Confederaciones?
Sin duda. Creo que el año pasado fue difícil para nosotros. Los resultados no acompañaron. La Copa Confederaciones ha servido para mostrar, de alguna manera, que Uruguay tiene potencial, y ha recuperado la imagen ofrecida en el último Mundial y en la Copa América. Habíamos perdido esa imagen de equipo vencedor, de equipo fuerte. Después del partido contra Venezuela, la selección ha adquirido mucha confianza, y en la Copa Confederaciones demostró que está volviendo a ser la misma que fue en Sudáfrica y que se proclamó campeona de Sudamérica.

¿En algún momento ha sentido miedo de no conseguir la clasificación para la Copa Mundial de la FIFA?
En ningún momento. La situación fue complicándose porque los resultados no llegaban. Se presta más atención, pero no con miedo. Aunque sabíamos que iba a ser una situación difícil, el equipo está bien, con confianza y muchas ganas de jugar el Mundial cerca de casa. Para nosotros, es muy importante.

¿La Copa FIFA Confederaciones ha servido para motivarles todavía más?
Es un torneo parecido, pero el Mundial no puede compararse. Es un acontecimiento muy importante. Va a ser diferente. Es importante que Uruguay esté en él, también por nuestra historia de 1950. Estamos cerca de Brasil, mucha gente nos va a seguir, estará animándonos. Para Uruguay, será un Mundial distinto, y estaremos con una selección muy buena.

¿Recuerda su primer partido en el Maracaná?
Vine aquí, al viejo Maracaná, con Nacional [el equipo uruguayo], pero fui reserva. Era un partido de la Copa Libertadores contra el Flamengo. Se me pusieron los pelos de punta. Para nosotros, el Maracaná representa mucho. Poder estar ahí, pisar el césped, fue una sensación linda.

Estar en Brasil, en un equipo que lucha por el liderato, ¿es importante en sus aspiraciones de disputar una Copa Mundial de la FIFA en su nueva casa?
Mucho. En Holanda, yo jugaba un partido sí y otro no. Así se pierde ritmo, y también se pierde confianza. Ahora estoy contento aquí, en el Botafogo. Juego siempre, con confianza, en un equipo bueno, con compañeros magníficos y un conjunto muy bueno. En el club todo el mundo me trata muy bien. Y cuando uno está contento, se siente como en casa y rinde mejor.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪