jueves, 31 de octubre de 2013

Pizzichillo, dos por el precio de uno

Cuando juega con el Defensor de Montevideo, su club, Franco Pizzichillo suele actuar mucho más cerca del área, frente a la portería rival, siempre listo para rematar o para dar algún gol en bandeja a un compañero.

Con la selección uruguaya que se enfrentará a Nigeria en los cuartos de final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA EAU 2013, Pizzichillo se mueve en la misma zona, pero con un papel más defensivo, desempeñando labores de contención.

Suena contradictorio, pero no lo es para el joven internacional uruguayo, que no tiene ningún problema en hacer lo que el seleccionador Fabián Coito le pida para defender la elástica celeste. “El técnico me dice que primero me preocupe de defender y que después intente buscar a los centrocampistas o a los delanteros”, explica a FIFA.com el versátil centrocampista. “Por suerte, las cosas están saliendo bien”, añade.

Control en la medular
La verdad es que la suerte tiene más bien poco que ver. En EAU 2013, Pizzichillo lleva con Uruguay el dorsal número 8, lo que supone una elección perfecta, justo entre el 5 del centrocampista más defensivo y el 10 del creador, o enganche. No en vano, los dorsales siguen resultando muy significativos en Sudamérica.

“Franco es un gran mediocentro, pero también se desenvuelve bien más adelante, en la línea de creación, gracias a su estilo de juego y a su capacidad para pasar la pelota. Contribuye a darnos control en la medular y ayuda mucho en ataque”, asegura su compañero en la selección Leandro Otormín.

Podría pensarse que un cambio así es mucho pedir para un jugador sub-17, pero no parece que sea el caso de Pizzichillo, que tiene facilidad para combinar con rapidez. El joven internacional uruguayo, con su estilo tranquilo y casi inocente, se desenvuelve con mucha soltura, igual que cuando se le pide que responda a una pregunta tras otra. Para él nada supone un sacrificio, sino que, con o sin balón, simplemente parece la opción más simple y razonable.

Coito aprovecha al máximo las cualidades de su dorsal ocho, al que suele situar en una situación más retrasada, como enganche entre la defensa y su peligrosa línea ofensiva de cuatro jugadores. Sin embargo, en el último partido de la fase de grupos, frente a Italia, el seleccionador alteró considerablemente su dibujo, quitando a dos hombres de arriba y adelantando la posición de Pizzichillo.

Una pieza clave
Alinear a un jugador de semejante calidad en una posición defensiva es una muestra más del enorme talento que Uruguay ha exhibido en sus cuatro partidos en Ras Al Khaimah. Pizzichillo es un mediocentro muy diferente a los que el combinado absoluto, dirigido por Óscar Tabárez, ha utilizado en los últimos años, veteranos como Arévalo Ríos, Diego Pérez o Walter Gargano, entre otros, que poseen cualidades mucho más defensivas.

Así, poner a Pizzichillo de mediocentro es una manera de acomodar a un jugador con mucha calidad en una selección que muestra una vocación más ofensiva de lo habitual. “Las señas de identidad de Uruguay son las mismas”, rebate el centrocampista, “lo que pasa es que este equipo cuenta con un ataque muy potente que está haciendo muchos goles”.

El futbolista del Defensor ya ha marcado un tanto, en la victoria frente a Nueva Zelanda en el primer partido, y provocó un penal en octavos de final contra Eslovaquia. Este tipo de prestaciones adicionales suponen un plus para el equipo, puesto que no debemos olvidar que Pizzichillo hizo esta aportación jugando como mediocentro. “Es una pieza clave para la selección por todo lo que nos da”, dice Kevin Méndez. “Tiene muchas cualidades y puede jugar en cualquier posición, lo que resulta muy valioso para cualquier equipo”, añade.

Pizzichillo es en efecto un jugador muy valioso, tanto que es el único integrante del combinado uruguayo, además de los zagueros, que ha disputado los 360 minutos de los cuatro partidos que su equipo ha jugado hasta ahora. “La verdad es que el técnico me ha dado toda su confianza”, comenta el jugador. Y es que no podría ser de otra forma. Cuando se dispone de un jugador que puede atacar y defender al mismo tiempo, ¿qué entrenador se resistiría a aprovecharlo al máximo?

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪