viernes, 8 de noviembre de 2013

La revancha del Cebolla Rodríguez


Dicen que el fútbol unas veces da y otras quita, pero que tarde o temprano suele ofrecer revancha, y eso es lo que le está pasando a Cristian Rodríguez. El uruguayo vivió uno de sus peores momentos como profesional cuatro años atrás: en la última fecha de eliminatorias de Conmebol para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™, Uruguay caía ante Argentina y se veía abocada a la repesca. El Cebolla fue expulsado, y la sanción de cuatro partidos lo dejó sin repechaje y, a la postre, sin Mundial.

Pero, por esas cosas que tiene el fútbol, la historia volvió a repetirse, con una sustancial diferencia. El pasado 16 de octubre Uruguay volvió a medirse a Argentina en la última jornada del clasificatorio para Brasil 2014, pero esta vez ganó 3-2 en un partido donde el volante del Atlético de Madrid fue figura.

Pese al triunfo, la Celeste deberá acudir una vez más a la eliminatoria intercontinental. Eso sí, ante Jordania, el Maestro Óscar Tabárez contará con un arma que no tuvo la vez anterior: un Cebolla que, más motivado que nunca, busca su revancha particular. 180 minutos lo separan de la que sería su primera Copa Mundial. De esta nueva oportunidad, de la costumbre de Uruguay de caminar en el filo, del intenso duelo que les espera ante los jordanos… De esto y más habló en exclusiva para FIFA.com el volante charrúa antes de partir hacia Turquía, donde Uruguay preparará su duelo en Amán del próximo 13 de noviembre.

Señor Rodríguez, nuevamente Uruguay tendrá que ganarse el billete a un Mundial en la repesca, y son ya cuatro veces consecutivas. Pareciera que, en el fondo, les guste lo de vivir al límite...
Quizás sí que somos un poco masoquistas, porque ya son cuatro veces seguidas las que acudimos a la repesca. Tenemos excelentes jugadores y muchas ganas de ir al Mundial, pero es muy difícil la eliminatoria sudamericana, seguramente la más difícil. Creo que Uruguay mantuvo su nivel de fútbol en estos clasificatorios, en los que tuvimos buenos y malos momentos, pero eso también depende de cómo vengan los jugadores de cada club, porque todos tenemos que estar bien, y alguno puede llegar más cansado, hay lesiones… Eso, al final, te frena un poco.

Sin embargo, quizás sea la costumbre o el famoso carácter charrúa, pero parece que afrontaran este tipo de situaciones extremas mejor que otros equipos.
Al ser un país donde se respira fútbol todo el tiempo, tienes a la gente alentando siempre. Sabemos que la repesca es muy difícil, porque tenemos muchos jugadores con tarjetas amarillas, puede haber lesiones, y puede pasar todo porque son dos finales. Se sufre mucho en el fútbol, pero los uruguayos estamos acostumbrados y somos sacrificados. Si hay que correr y dejar la piel, la vamos a dejar. No hay problema.

Si pudiese elegir el desarrollo de esta repesca ante Jordania, ¿cuál sería la situación ideal?
¿La eliminatoria perfecta? Ganar 3-0 allí con tres goles míos y ganar 2-0 en Uruguay con dos goles míos (risas). No, ya en serio, lo que sería perfecto es ir al Mundial, sin más.

A la hora de afrontar este choque, ¿en qué medida ayuda el triunfo ante Argentina en la última fecha de las eliminatorias sudamericanas? ¿Y en lo personal?
Siempre es importante, más tratándose del clásico del Río de La Plata. Es un clásico, y esos partidos siempre se juegan para ganar, hayan jugado suplentes, los mejores o los peores jugadores del mundo (ndlr: Argentina afrontó el encuentro con un equipo alternativo). En lo personal, en la eliminatoria pasada tuve una discusión al final del encuentro y por eso me perdí el Mundial, así que fue una revancha muy linda. Pude hacer un gol en un estadio lleno y las cosas salieron bien. Y ahora tengo la gran revancha, que es jugar estos dos partidos y poder ir a Brasil.

Antes del encuentro, ¿se le vinieron a la mente los recuerdos de aquel otro clásico que tanto le costó en su carrera?
En Uruguay estos partidos se viven mucho, y pasan por tele todos los clásicos anteriores. Justo estábamos almorzando y pasaron aquel partido y las imágenes de cuando me expulsaron. Todos mis compañeros se rieron… y bueno, yo lo tomé como broma (risas). Somos seres humanos, tenemos errores, no somos perfectos. Cometí un error, lo pagué caro, y son cosas que quedan en el pasado. Como siempre digo, las revanchas llegan y hoy se me está dando. Creo que, por todo eso, afronto estos partidos ante Jordania con un plus más que el resto. Los mundiales no son todos los años, no siempre se va, y cuanto más vayan pasando los años menos oportunidades tendré. Ahora estoy en un buen momento, así que ojalá ganemos y pueda ir a Brasil.

Es que además, jugar una Copa Mundial allí…
Claro que hay ganas de ir a Brasil. Aquí se habla todo el rato del Mundial del 50’. El Maracanazo es algo histórico, y eso va a quedar para toda la vida. La gente le pone mucho ánimo y dicen que tenemos que ganar allá otra vez (sonríe).

Desde que sabe que su rival será Jordania, ¿ha tenido la tentación de estudiar un poco su juego?
Me gusta el fútbol, pero me gusta jugarlo, no soy de mirar partidos. No soy un loco del fútbol. Fuera las consolas de juegos y esas cosas. Prefiero ver caballos… y no fútbol (ndlr: Cristian Rodríguez es un amante de los caballos y tiene su propia cuadra). Pero sí es cierto que siempre uno tiene la intriga de ver cómo es el equipo y miré un poco en Internet. Igual, nos juntamos ahora en Turquía y ahí empezaremos a conocerles más.

¿Es consciente de que tanto dentro como fuera de Uruguay se les considera favoritos?
La gente habla del favoritismo de Uruguay porque, con la estadística en la mano, está claro que tenemos Mundiales, Copas de América… pero yo digo que si Jordania llegó hasta aquí fue por algo, y hay que respetarlo. Hace tiempo que se terminaron los favoritos en el fútbol.

Si celebró el triunfo ante Argentina con un asado de madrugada y luego montando a caballo, ¿cuál puede ser su celebración si consiguen el billete a Brasil 2014?
Hice lo del asado de madrugada porque no tenía más tiempo. Era el único momento para estar con la familia y los amigos, ya que a la mañana siguiente tenía que regresar a Madrid. Y bueno, primero conseguir ir al Mundial y luego se verá, pero… ¡repetir el asado seguro! Eso siempre está ahí.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪