jueves, 19 de junio de 2014

La Celeste, por otro escape milagroso

Río de Janeiro, 1950. El pueblo brasileño se prepara para la fiesta. Su selección ha llegado al encuentro final de la Copa Mundial de la FIFA™, sin perder un solo partido. Sólo necesitaba un empate ante sus vecinos uruguayos, que llegaban en papel de víctimas, para conseguir el ansiado campeonato. Pero Obdulio Varela, Juan Schiaffino y sus compañeros tenían otros planes…
La historia del “Maracanazo” la conoce todo el mundo, pero ¿qué tal esta otra? Ciudad Guayana, Venezuela, 2013. La Vinotinto enfrenta a un equipo uruguayo que no ha ganado en sus últimos seis partidos. Los aficionados venezolanos se preparan para la fiesta. Un triunfo y la clasificación a su primera Copa Mundial de la FIFA™ estaría a la vuelta de la esquina. Pero Luis Suárez, Edinson Cavani y sus compañeros tenían otros planes…
Aprendiendo a sufrir
Para el tamaño del país y su cantidad de habitantes, Uruguay ha tenido un éxito desproporcionado en el fútbol. Dos Copas Mundiales de la FIFA™, otros tantos Torneos Olímpicos de Fútbol,  innumerables Copas América... Pero casi ninguno de esos triunfos fue una caminata en el parque. La Celeste ha tenido que aprender a sufrir antes que a disfrutar. Y eso hace del jugador charrúa una especie rara, que funciona mejor de espaldas a la pared, cuando todo parece perdido.
Precisamente, ésa es la percepción actual sobre la situación de los dirigidos por el “Maestro” Tabárez. Derrotados en su primer partido ante Costa Rica, la derrota está prohibida en el resto de Brasil 2014. El problema es que los adversarios son nada menos que Italia e Inglaterra. De nuevo, situación límite.
Pese a ello los jugadores charrúas no se amilanan, y, en exclusiva para FIFA.com, confían en su capacidad de darle la vuelta a las situaciones más complicadas. El primero es uno de los grandes símbolos, Diego Forlán. “Por supuesto que no va a ser fácil”, reconoce. “Pero este equipo lleva mucho tiempo junto, y sabemos de nuestra capacidad. Tenemos que hacer nuestro trabajo en la cancha, jugar como sabemos, y creo que eso será suficiente para conseguir los resultados necesarios”.
Con el 'cuchillo entre los dientes'
Más intrépido es Edinson Cavani, que reconoce que cuando se está vaciando el reloj de arena es cuando los suyos han aprendido a sacar lo mejor de sí. “Es verdad, se dice mucho eso del equipo uruguayo. Hemos pasado por mucho, y hemos sobrevivido. Repechajes, partidos complicados, situaciones al límite, y aquí estamos. Esta generación ha ganado casi todo, y sabe cómo hacerlo”, afirma con confianza.
Pese a ello, el delantero del Paris Saint Germain advierte que no queda ningún margen de error para los charrúas ahora. “Será fundamental mantener la concentración. No podemos cometer errores, porque una derrota más sería ya demasiado por la calidad de los rivales. Pero creo que será precisamente eso lo que nos permitirá recuperar el ánimo rápidamente. Vamos a enfrentar a Inglaterra y a Italia, que no son cualquiera. Y tenemos que ganarles”, manifestó.
Es por ello que, pese a la sorprendente derrota para iniciar Brasil 2014, en Uruguay no se pierde la calma. Sus jugadores saben lo que es estar de espaldas a la pared y salir vivos contra todo pronóstico. “En el vestuario estábamos tristes después del partido contra Costa Rica”, confiesa Forlán, “pero sabemos que esto apenas empieza, y falta mucha historia por escribirse”.
Así, si ingleses e italianos creen que tienen a los charrúas contra las cuerdas y que sólo falta dar el golpe de nocaut, deberían pensarlo dos veces. Es muy posible que Diego Forlán, Edinson Cavani y sus compañeros tengan otros planes…
FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪