sábado, 28 de junio de 2014

La Celeste vuelve a Maracaná

La selección de Uruguay vuelve a Maracaná para enfrentar a un rival de camiseta amarilla. El sábado 28 de junio, la Celeste disputará los octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 contra Colombia en el mítico estadio de Río de Janeiro.

Ha sido un camino tortuoso, muy cuesta arriba, para los hombres de Óscar Washington Tabárez. Pero, ¿cuándo ha sido fácil para los bicampeones mundiales? Y pese a todas las adversidades, la garra charrúa prevalece y ahora el destino les hace un guiño cargado de simbolismo.

“Indiscutiblemente va a tener un sabor especial: un estadio con tanta historia, y con nuestra camiseta también cargada de historia… Será muy bonito tener la suerte y la oportunidad de jugar ahí porque ha sido muy difícil llegar”, explica Cristian Stuani a FIFA. “Lo disfrutaremos al máximo, y competiremos al máximo, de la misma manera que lo hemos hecho hasta hoy, aun sabiendo que tendremos un rival muy duro. Pero nuestras expectativas y esperanzas están ahí. … haremos lo posible para ganar este partido”.

La estadística dicta que Uruguay tiene ventaja, ya que de 38 cruces, 18 cayeron de su lado, por 11 victorias cafeteras. Pero el delantero uruguayo da todo el crédito al rival y no se confía. “Las estadísticas son sólo números. El partido ha de jugarse. Las Copas Mundiales son torneos muy complicados y lo partidos se definen por pequeños detalles”, explica el jugador de 27 años.

El último verdugo
Él firmó el último gol que los uruguayos le hicieron a Colombia. Fue en la fase de clasificación para Brasil, el segundo en la victoria por 2-0 conquistada en Montevideo en septiembre de 2013. Fue la última derrota de la selección que dirige José Pekerman en partidos internacionales hasta la fecha (10 juegos invicto desde entonces)

“Necesitamos estar my concentrados. Sabemos que Colombia está jugando muy bien pero confiamos en nuestras habilidades. Será un encuentro peleado del principio al final”, explica el jugador del Espanyol de Barcelona.

Pero pocos como ellos saben lo que es pelar de esa manera. De principio a fin, les ha tocado remar contracorriente desde que cayeron en el debut ante Costa Rica para luego luchar contra Italia e Inglaterra: “Haber ganado a dos campeones del mundo, en el mismo grupo… y tras haber perdido el primero… creo que el espíritu de equipo nos hizo clasificar… Es un gran mérito. Hemos jugado ya dos finales, pero todavía nos quedan los partidos más difíciles”.

“Lo conseguimos con mucho sacrificio y orgullo”, defiende. Y esa receta la seguirán aplicando el sábado en Maracaná. Esta vez con un orgullo herido, con el ánimo tocado por la ausencia de uno de sus jugadores clave, Luis Suárez. “El equipo está con él. Es un gran jugador y una gran persona”, afirma.

Pero, de nuevo, la garra charrúa sabe lo que es pelear contra la adversidad. Lo hicieron hace 64 años contra una grada puramente canarinha. Ahora el escenario cambiará. La masiva presencia de aficionados colombianos y uruguayos en Río de Janeiro augura un estadio mucho más equilibrado en apoyos. “La presencia de Uruguay se siente en todas partes. Es muy emotivo sentir el calor de la gente que ha venido a apoyarnos”, se despide Stuani, con la firme determinación de devolver ese cariño y apoyo con una nueva alegría futbolística.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪