miércoles, 16 de julio de 2014

El camino a Rusia, la última lección

Es un caso extraño el de Óscar Washington Tabárez. En cualquier otra parte del mundo sería un referente deportivo histórico sin discusión, por la transformación que promovió en la estructura de las selecciones y los logros deportivos (ver aparte). Sin embargo, en Uruguay, por aquello de que existen 3.000.000 de entrenadores, el "Maestro" suele ir al cadalso una y otra vez, para endiosarlo o crucificarlo, simplemente porque acertó o falló en la estrategia de un partido. Así gira la rueda en el perverso mundo de la pelota en Uruguay: porque los futboleros se concentran exclusivamente en esos 90 minutos dentro del campo, como si fuera todo.

Después de ocho años en la selección, el 27 de junio, tras el último partido de los celestes en el Mundial de Brasil 2014, se cerró su tercer ciclo en el combinado.

Ahora, en la vuelta a la rutina, el tema de su continuidad o no regresa a los primeros planos. Según pudo conocer Ovación del entorno del entrenador, Tabárez recibió ofertas para continuar su carrera en el exterior, pero no se encuentra en sus planes emigrar. "Está muy ilusionado con continuar el proyecto en las selecciones, especialmente por el trabajo que se realiza con los juveniles. Quiere continuar", puntualizaron a Ovación.

Al mismo tiempo, en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) existe una fuerte corriente, la que promueve el presidente Wilmar Valdez, para extender por cuatro años la continuidad del proyecto de selecciones. El interinato de Valdez finaliza el 31 de julio, fecha de las elecciones.

Ocho años
Tabárez llegó a la AUF en marzo de 2006 con un proyecto que sacudió la estructura y le dio unidad a las selecciones. Desde abajo comenzó a construir el formato que luego, los éxitos de la selección mayor -acompañado por la fortuna de tener en el combinado a algunos de los mejores jugadores de la centenaria historia de la Asociación- eternizaron en el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Copa América de Argentina 2011.

El técnico estableció reglas de trabajo, de respeto y de organización. Entre 2009 y 2013, Uruguay participó en todos los Mundiales juveniles y de mayores.

Las trabas
La continuidad de Tabárez al frente de la selección está jaqueada por dos aspectos medulares, típicos de la idiosincrasia uruguaya, que un grupo de clubes pretenden hacer determinantes: la edad del entrenador y su salud, y el contrato que tiene actualmente el cuerpo técnico de la AUF.

Tabárez tiene 67 años y culminará el Mundial de Rusia 2018 con 71. Inició el actual ciclo con 59, en marzo de 2006.

Acerca de su salud, en diciembre fue intervenido y se recuperó de las molestias en la columna.

El tema más caliente en la AUF, es la remuneración del cuerpo técnico . Después del Mundial de 2010, Tabárez firmó por cuatro años con un contrato mensual para él y sus colaboradores de US$ 100.000. Con los ajustes, la remuneración ronda los US$ 130.000.

La suerte de Tabárez la decidirán los dirigentes en pocas semanas. El camino ya lo estableció el éxito de su proyecto. Por eso, el Maestro se ilusiona con dirigir a Uruguay hasta Rusia 2018.

Ovación

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪