jueves, 31 de julio de 2014

El cartero

Diego Lugano, emblemático capitán de la selección uruguaya, recorrió lugares de su Canelones natal, a los que está vinculado directamente: el Club Atlético Libertad (en donde el gimnasio lleva su nombre) y la obra de techado y climatización de la piscina pública en la Plaza de Deportes que auspicia.

Fue en Club Libertad, precisamente, donde paró unos minutos no sin antes aclarar que era su primer diálogo con la prensa después del Mundial Brasil 2014 y que solo porque "no puedo zafar", accedió a contestar algunas preguntas.

Al ser consultado sobre cómo ve el panorama en la Asociación Uruguaya de fútbol, Lugano parafraseó a un extinto periodista local de nombre Ventura Toja: "No lo veo por el humo de los chorizos. Estoy de vacaciones y la verdad que no he escuchado ni visto nada ni quiero saber de nada por el momento".

Dijo desconocer su futuro, pero sostuvo que en pocos días habrá novedades. "Estoy esperando que se concrete algo".

Lugano, vestido para soportar el frío polar de la tarde invernal, recorrió las instalaciones del club prácticamente inadvertido: gorro de lana hasta las cejas, camperón grueso y manos en los bolsillos. "Apenas soy un jugador de fútbol. No soy quién para decir", respondió al ser consultado sobre la continuidad o no del maestro Tabárez al frente de la selección. "No soy quién no hay que confundir las cosas".

El capitán celeste, sin embargo, no eludió el tema Luis Suárez. Contó y explicó el motivo que le impulsó escribir las cartas a través de las cuales logró expresarse, y sostuvo que ese camino elegido inicialmente continuaría: "cuando vos hablás directamente por tu medio social -que dicho sea de paso es para lo único que sirve, emitir tu opinión- evitás pasar tus mensajes por terceros, en este caso ustedes, la prensa, que siempre distorsiona y saca las cosas de contexto, según vende, lo que más sirve ese día. Nunca la gente termina de entender o saber lo que el jugador de fútbol piensa o siente o cree. Ésta es una manera más transparente de comunicarse con la gente. Aparte de que, obviamente, era un momento jodido para mí porque no podía jugar y alguna cosa tenía que hacer para seguir marcando la cancha" dijo. De esa forma "ayudaba en cierta forma al equipo".

Lugano consideró que en frío, ahora que el mundial terminó y que Suárez ya firmó otro contrato, la reflexión es la misma que en aquellos duros momentos. El capitán respondió sobre ese punto que ratifica en todos sus términos lo dicho hace un mes. "Y si me preguntás dentro de diez años, te voy a decir lo mismo porque lo que pasó es bastante extraño y es una barbaridad. Es una muestra de lo difícil que es para nosotros competir a alto nivel. Ahora todos se dan cuenta lo que significa. Para competir a nivel internacional Uruguay es muy vulnerable porque no tiene influencia, no tiene peso".

Tras esto, al preguntarle entonces el mensaje para los que vienen, si sería que no vale la pena porque Uruguay es vulnerable dijo que "cada cual deja su mensaje, vos dejás el que quieras, yo dejé el mío en su momento".

Calificó de "increíble" la forma en que jugadores vivieron el Mundial dada la intensidad generada. "Una experiencia increíble que no se puede describir que nos queda guardada para toda la vida". Y agregó "los idas y vueltas, las mayores emociones y satisfacciones no las saca nada".

Ovación

1 comentario:

  1. nuestro capitán es un ser humano como cualquiera, mejor dicho es un gran ser humano, opina y dice lo que siente como cualquier uruguayo lo haria, lo entiendo y respeto sus conceptos....

    ResponderEliminar

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪