viernes, 26 de septiembre de 2014

Rolán, sangre nueva para el ataque celeste

Ya no faltaba mucho para el saque inicial, y acababa de anunciarse el once. Para medirse con Japón el 5 de septiembre de 2014, en Sapporo, en su primer compromiso desde la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, Uruguay alineó a todas sus estrellas disponibles. Diego Godín, Edinson Cavani, Fernando Muslera, Maxi Pereira y Diego Rolán. ¿Rolán…? ¿Había un error mecanográfico en la lista? Después de comprobarlo, se constataba que Diego Forlán, ídolo nacional que milita en el vecino Cerezo Osaka, no había sido convocado.

Y el titular en ataque, para cubrir la baja de Luis Suárez, era Rolán, de apenas 21 años y que viajaba por primera vez con el combinado nacional. Media hora más tarde, el delantero del Burdeos realizaba una sutil asistencia para que Cavani firmase el primer gol de la victoria visitante por 0-2, y ya no quedaba ninguna duda: Rolán ocupaba merecidamente un puesto en la constelación de astros uruguayos. “Me encontré en el medio de un equipo compuesto de grandes jugadores, que compiten al más alto nivel, pero no había ninguna distancia”, cuenta el debutante a FIFA.com acerca de su integración. “Me hicieron sentir como uno de los suyos, uno más en el equipo. Aunque estaba viviendo un sueño, en ningún momento me sentí como un niño entre sus estrellas. Todo transcurrió de forma natural, tuve la impresión de estar en mi sitio”.

En una línea ofensiva que cuenta con Suárez, Cavani, Forlán o Sebastián Abreu, eso podría parecer presuntuoso para un futbolista que está descubriendo la Celeste. Pero Rolán, aunque tenga la cabeza entre las estrellas, mantiene los pies en el suelo. “Me siento honrado de formar parte de este equipo y de jugar a su lado, pero hay que ser realistas: si vuelvo a la selección, no voy a reclamar nada. El titular es Suárez”, asegura. “A mí me llamaron esta vez para sustituirlo, únicamente, y jugaré cuando se me necesite”.

Adaptarse para mejorar
Una actitud que el atacante charrúa ya mostró cuando recaló en el Girondins del Burdeos, en enero de 2013, para cubrir la marcha de Yoan Gouffran, que se había ido al Newcastle. Algunos hinchas escépticos manifestaron también sus dudas, y aprovecharon la similitud fonética de su apellido con el de su ilustre compatriota para calificarlo de “Forlán de pobres”, una mala imitación del ex del Atlético de Madrid. Para el joven Diego, que también había llamado la atención de Arsenal, Manchester United o Lazio gracias a su desempeño con el Defensor Sporting y las categorías inferiores de la Celeste, en el Sudamericano Sub-20 2013, el aprendizaje resultó difícil, con sólo dos goles en temporada y media…

Por eso surgieron de nuevo interrogantes al ver la clasificación de artilleros de la liga francesa al principio de la campaña 2014/15. ¿Quién es ese Rolán que, con cuatro tantos en seis partidos, pisa los talones a André-Pierre Gignac y Zlatan Ibrahimovic, y ha situado al Burdeos en los primeros lugares de la clasificación? “El Diego actual es más maduro, tiene más confianza, está más adaptado a Francia y al fútbol francés”, nos explica para justificar este buen inicio individual y colectivo. “Es un fútbol físico, se juega a un ritmo muy alto, y para triunfar hace falta solidez. En Uruguay, cuando recibía el balón me daba tiempo a levantar la cabeza o a girarme. Aquí, en cuanto me hago con la pelota uno o dos jugadores vienen inmediatamente al contacto. Por lo tanto, he aprendido a jugar más de primeras, y a desplazarme para recibir el balón en buena posición. Me he adaptado, me siento mucho mejor. Eso mejora mi rendimiento”.

Y la progresión de Diego no ha pasado desapercibida para Óscar Tabárez. Para preparar la próxima Copa América, el seleccionador uruguayo ha incorporado a su plantel a varios integrantes del equipo finalista de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013. Además de José María Giménez, que ya había viajado a Brasil, se han integrado en la Celeste Rolán y Giorgian de Arrascaeta. “No sé si el futuro de la selección está garantizado, pero hay muy buenos jugadores que demostraron su calidad y adquirieron experiencia con la sub-20”, señala el futbolista, que vivió la final desde el banco de reservas, pero que considera aquel encuentro como el más importante de su carrera. “Uruguay siempre ha tenido una tradición de buenos equipos en las categorías inferiores, que pasaron luego a la selección absoluta. José María lo demostró durante el Mundial. Ahora empieza lo más difícil, pero la experiencia con los sub-20 debe servirnos para aportar algo”.

Fin de una etapa y comienzo de otra
Aun así, ni se plantea intentar desplazar a nadie en un equipo que, en su opinión, no está todavía en una fase descendente. “Uruguay puede volver a ser campeón”, anuncia acerca de la Copa América 2015, que se disputará en Chile. “Esta generación, con Lugano, Godín, Suárez o Cavani, sigue teniendo muchas posibilidades. En el Mundial ya demostró, contra grandes equipos como Italia o Inglaterra, que puede hacer grandes cosas. Y pudo haber pasado contra Colombia en octavos. Con Suárez, estoy convencido de que habría sido otro partido. Es un jugador muy importante, uno de los mejores del mundo, y cualquier equipo que se vea privado de su mejor hombre se resiente dentro de la cancha, y también psicológicamente. Uruguay perdió más por la ausencia de Suárez que por la diferencia de nivel”.

Por ironías del destino, aunque la sanción del Pistolero supusiese quizás el final de la trayectoria uruguaya en la cita mundialista, ha precipitado el debut de Rolán con la selección. “Poder jugar con la selección absoluta de mi país ya representa haber alcanzado un objetivo, aunque me tomo esta convocatoria como el comienzo de una historia”, afirma el jugador del Burdeos, perteneciente a una familia de futbolistas: su tío abuelo Tomas Rolán ganó dos ligas argentinas y dos Copas Libertadores en el decenio de 1960 con Independiente, y su primo Marcelo Romero estuvo en el Mundial de 2002 con la Celeste. “He emprendido un nuevo camino, y sólo quiero una cosa: hacer todo lo posible para ayudar a mi selección, y estar entre los mejores jugadores de mi país”.

Ahora, ya nadie duda de que en las próximas convocatorias de la Celeste, junto a Cavani, Suárez, Muslera o Godín, veremos también el nombre de Diego… Rolán.

FIFA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪