lunes, 24 de noviembre de 2014

Diego Forlán, heredero de la nobleza celeste

El jugador con más presencias en la selección de Uruguay habla sobre la tradición de su país en Copa América y la relación que tiene su familia con el torneo.

Las paredes del comedor de Uruguay Celeste, el centro de entrenamiento de la Selección uruguaya, están adornadas con las fotografías de los quince planteles que han sido campeones de la Copa América en los casi cien años del torneo. En tres de ellas aparece el ex técnico Juan Carlos Corazzo, quien dirigió a la Celeste en los títulos de 1955, 1959 y 1967. En esta última toma, en blanco y negro, aparece también el ex lateral Pablo Forlán, quien jugó dos partidos en ese torneo organizado en casa.

La última fotografía, la más nueva y colorida de todas, muestra al plantel campeón en Argentina 2011. Allí resalta Diego Forlán, hijo de Pablo y nieto de Juan Carlos Corazzo, para terminar de completar la historia de una familia ligada a los triunfos de la Celeste.

“La verdad es que es un orgullo para mí tener la posibilidad de estar en esas paredes de una historia tan rica que tiene la Selección uruguaya”, comenta Diego Forlán al sitio oficial de la Copa América desde Japón, donde brilla en Cerezo Osaka de la primera división.

“La Copa América siempre estuvo presente en casa por la historia de mi abuelo como jugador y como entrenador. Era el orgullo de todo nieto, de mi madre como hija y mi padre como yerno. Después también vinieron los títulos de mi viejo, que era reconocido a nivel mundial por los títulos que ganó”, añade el delantero.

Diego Forlán marcó el último gol en el triunfo 3-0 sobre Paraguay que le permitió a la Celeste probarse en Buenos Aires su decimoquinta corona continental y, de paso, alzarse como el país más ganador en los casi cien años de historia del torneo.

-¿Por qué Uruguay es siempre protagonista de la Copa?
-El jugador uruguayo es muy competitivo en todo torneo oficial. Siempre cuando te toca vestir la camiseta de la selección lo haces con orgullo y sales a la cancha a entregar el cien por ciento y dar todo. Es una característica típica del uruguayo. Este tipo de competición, donde nuestra selección ha ganado 15 títulos, es una que a cada uruguayo le gusta jugar.

-Usted integró el último plantel campeón, en Argentina 2011 ¿Qué significó para usted?
-Fue espectacular. La verdad es que ganar un título con la Selección uruguaya no es fácil. Fue un orgullo. Después, a nivel personal, más aún porque mi abuelo tuvo la oportunidad de ganar dos Copa América, mi padre otra y yo ganar otra. Entonces en la familia tener cuatro títulos de América, la verdad, es algo increíble.

-¿Es el título más importante de su carrera?
-Toda copa es importante, cada una que he tenido oportunidad de jugar en cualquier parte del mundo con la Selección uruguaya. Son todas copas especiales, no hay ninguna diferente a la otra. Son lindas de poder disfrutar. Uno soñaba con poder disputar estos torneos y tener la oportunidad de hacerlo es algo que me enorgullece mucho.

Chile 2015

Al teléfono desde Osaka, Forlán no esconde sus ganas de volver a disputar la Copa América con su selección para tratar de revalidar el título y seguir al frente como el equipo más exitoso del torneo. Partidos con la camiseta celeste no le faltan: es el jugador con más presencias en el equipo nacional (112) y por el momento el único que supera el centenar.

-¿Va a estar en la próxima Copa América en Chile? -Si Dios quiere, cómo no.

-¿Cuál cree que será el nivel?
-Yo creo que va a ser una linda Copa América de mirar. Si tuviera la oportunidad de estar y participar, me encantaría. Para el espectador en general creo que va a ser una Copa muy linda y para los jugadores será espectacular. Viendo lo que fue el Mundial, viendo cómo las selecciones están creciendo, viendo la competencia a nivel sudamericano… no va a ser nada fácil.

-¿Cómo ve a las selecciones participantes?
-Chile como local se va a hacer muy fuerte, ya que es una selección que ha crecido mucho; Colombia está con una generación muy buena; Venezuela ya lleva mucho tiempo manejando un buen fútbol; Bolivia está tratando de reincorporarse, sumar buenos jugadores y crecer otra vez para no quedarse atrás; Perú en la misma forma: reestructuración y cambios generacionales; Uruguay tiene mitad y mitad, está cambiando jugadores y hay jóvenes que van llegando; Brasil, que no jugó las últimas Eliminatorias, va estar entre los favoritos y le servirá como competición oficial para ir preparándose para las Eliminatorias; Argentina es una potencia; Ecuador es una selección muy fuerte y Paraguay es siempre muy fuerte y dura, así que también tiene qué decir.

-Por lo que dice, será un nivel muy parejo.
-Obviamente que, al ir creciendo todos, el más bajo se queda atrás o tiene que crecer. O sea también hay que mirar hacia el lado de que los países están mejorando y ver cómo están haciendo su desarrollo futbolístico y económico para que tanto los equipos como las selecciones vayan creciendo. En ese sentido es bueno para todos. La competencia sana siempre es buena, permite que el nivel siga subiendo. Por eso hoy tenemos selecciones sudamericanas siendo protagonistas en los mundiales, lo que antes era difícil de ver.

-¿Es por eso, entonces, que hay tantos jugadores sudamericanos brillando en todas las ligas del mundo?
-Es una pregunta difícil. No lo sé. Es complicado decir por qué, pero es bueno que se dé esa calidad de jugadores y que estén por todas partes del mundo brillando en cada uno de los equipos donde juegan y también en sus selecciones. Es como cuando te preguntan por qué Uruguay, con tres millones de habitantes, saca tan buenos jugadores. No lo sé. Yo solo digo: ¡que los siga sacando! Y lo mismo digo a nivel sudamericano: que siga habiendo este nivel, que sigan creciendo.

CA2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪