jueves, 25 de junio de 2015

Jara y los límites de la 'viveza'

La CONMEBOL debe actuar de oficio y juzgar con la misma vara que otras situaciones la actitud de Jara contra Cavani. Está a tiempo o volverá a ser cómplice de otra injusticia.

Como si de casualidades se tratara el fútbol, hace exactamente un año que Luis Suárez mordía a Giorgio Chiellini en el último partido del Grupo D. Fue en una jugada en la que ambos fueron a pelear la pelota y el árbitro, el mexicano Marco Rodríguez, no le dio demasiada importancia a la situación en el momento. Claro, no lo había visto. Pero las cámaras captaron todo y la FIFA decidió dar una sanción ejemplar: nueve partidos afuera de la Selección (todavía los está cumpliendo) y cuatro meses sin jugar (que finalmente fueron menos gracias a la presión de Barcelona).

Esta noche, Gonzalo Jara cruzó un límite para intentar descolocar del partido a Edinson Cavani. No sólo intentó envenenarlo con sus palabras luego de la desgracia familiar que está viviendo el delantero, sino que además tuvo un gesto desleal con él. Algo que no debería estar permitido y que debería recibir, al menos, la misma pena que el damnificado. El referí, papel que esta vez interpetó el brasileño Sandro Ricci, sólo vio el manotazo del charrúa,mas no el causante de dicha reacción. Roja para uno, nada para el otro.

Las cámaras, como en aquel partido de la Copa del Mundo, también captaron el momento preciso de la acción. Hay imágenes en video y fotos del instante preciso en que el defensor agrede al delantero charrúa. Esta vez, la encargada de impartir justicia no será la FIFA, sino la CONMEBOL, que ejerció todo su poder hace sólo unos días en el caso Neymar. El chileno bien podría ser merecedor de un castigo similar, si es que la organización decide actuar de ofición como tantas otras veces.

Para muchos, Jara será uno más de esos vivos que justifican cualquier cosa en el fragor del partido. Que todo vale para intentar que el otro desafíe las reglas y que responda de manera inapropiada. Esta vez, el que paga este tipo de posturas es Cavani, quien, considerando qué fue lo que lo hizo saltar, estuvo hasta medido: apenas le tocó la cara. El lateral, como si todo lo anterior no hubiese alcanzado, se tiró al piso como si hubiese sido un golpe de Floyd Mayweather.

Si de mantener la justicia se trata, el Tribunal de Justicia deberá actuar de oficio y volver a ser contundente con su fallo. Está a tiempo y tiene todas las cartas a su favor. De lo contrario, volvería a demostrar la distinta vara con la que se mide el fútbol sudamericano.

Goal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy celeste, soy celeste... celeste soy yo!! ♫ ♫ ♪